Bienestar, Estilo de vida
Dejar un comentario

5 principios para vivir de forma natural

vivir de forma sencilla

“En la grandeza, se encuentra la sencillez” – Anónimo.

Realmente uno no sabe lo que es hasta que no comprende lo sencillo.

Por el contrario, alguien que cree conocerse bien o que no le falta de nada, es porque no vive de forma sencilla.

Vivir de forma natural, o de apariencia sencilla (como queráis denominarlo), reside en pequeñas realidades o maneras de comprender la vida.

Cada persona debería pensar y fijar su atención en la vida que lleva, o al menos darse cuenta de lo que es, de cómo hacer que sea.

En mi caso, si me paro y visualizo lo que es, encuentro una serie de principios que me ayudan a vivir de forma natural.

Todos ellos igual de importantes, todos ellos igual de eficientes, todos ellos hacen uno.

No me gusta etiquetar o clasificar, pero para darle más sentido y valor a todo lo que quiero hacer ver, mejor construir una serie de principios que puedan servir como guía o referencia.

Principio 1: comprensión

Comprender lo que nos llega. Maximizar el respeto y la forma de afrontar el problema.

Para comprender es necesario desvestir todas las ideas prefijadas y concebidas, enseñadas por otros.

La comprensión en su verdadera forma, nos conducirá al amor, a la paz, a la tranquilidad… a ese estado que abrirá la mente y el aceptamiento.

A ser más creativo y más libre, a pensar con estilo propio.

Comprender es conocimiento, y para poder hacerlo adecuadamente primero debemos conocernos a nosotros mismos.

Conocer todo lo que nos rodea, todo a lo que estamos unidos, y no solo al mundo de las ideas o el mundo de las cosas, sino a la esencia de la naturaleza y del movimiento.

En la vida existe una especie de lazo o unión, y la comprensión es una parte del sentir, del pensar, del darse cuenta y abrirse a lo que es.

Es necesario trascender, comprender la verdadera realidad de nuestra mente para poder transformar, cambiar o evolucionar interiormente.

Principio 2: cambio

Los problemas exigen cambios. La vida exige cambio. Tú y yo exigimos ciertos cambios.

Pero un cambio no se debe dar solo cuando sintamos el derrumbe o factor negativo que nos haga involucionar.

Cuando sucede ese miedo, ese problema, exigimos el cambio.

Pero el verdadero cambio, transformación o revolución, debe atenderse mucho antes. Debe estar presente desde el comienzo, y no después o durante.

El inicio de la transformación debe darse con antelación a la duda, disgusto o preocupación.

El cambio tampoco se da a partir de una idea, pues en esa idea encontraremos continuación al problema, y por consiguiente, la catástrofe.

Por ello no debe darse en un futuro, mejor que sea en un presente, en un ahora.

La transformación surge cuando se comprende lo que es. Entender la verdad como verdad, y la mentira como mentira.

Llegar a tu mente y dedicarle tiempo a encontrar también la verdad en el engaño, y el engaño en la verdad que te han presentado durante tanto tiempo.

La mente que cree en una transformación a largo plazo, o que percibe esta como la finalidad última, jamás podrá hallar dicha verdad.

La verdad se halla en el momento, en el ahora.

La verdad se descubre por uno mismo.

Principio 3: amor

Un cambio o transformación surge en el amor, pero no el amor que se entiende actualmente como relación con otra persona.

Ese amor une tu pensamiento con la verdad. El amor, es entonces, una relación verdadera.

Amar es dejar de lado el tiempo, ser consciente de uno mismo y comprenderse tal como se es.

El pensamiento no interfiere con otras ideas, y la mente se vuelve creativa, libre de todo sistema, juicio o controversia.

Donde existe el amor hay evolución, porque el amor es transformación de cada momento, de cada ahora.

Amar a alguien, por ejemplo, no es amor, es posesión.

La posesión es decadente, destructiva, horrorosa.

El amor no es un sentimiento, porque no se puede sentir o lograr.

El amor no puede ser sentido, no es una emoción generada por sensaciones y satisfacciones.

El sentimentalismo (la emoción) puede verse corrompido al no recibir lo esperado.

Quizá genere odio, rabia, violencia, y una persona emotiva no puede comprender de este modo lo que es el amor.

Volviendo a la relación que existe cuando se posee a otra persona, surgen los celos y el miedo.

Todo eso pertenece a la mente y mientras sea fruto del pensamiento, no puede haber amor.

La mente puede corromper el amor y no puede hacer que nazca, que surja.

Puedes decir que amas a alguien, pero no eso no es el verdadero amor.

Puedes escribir enamorado, pero tampoco es amor.

photo-1445127891637-6884935d9a02

El amor crece cuando no hay posesión, cuando no existe sentimentalismo de por medio.

El amor no se puede pensar ni imaginar.

No se practica ni se siente como tal.

Para conocer el auténtico amor hay que cortar de raíz todo eso y empezar a amarse a uno mismo.

El que se ama, ama a todos.

Pero ciertamente, el amor no refleja cantidad, más bien solo existe amor, nada más.

La transformación llegar desde el amor, y el amor ayuda a encontrar la dicha y la felicidad.

Principio 4: sencillez

Empezar comprendiendo lo que no es la sencillez es la mejor forma de entender qué es la sencillez.

Porque vivir de forma sencilla, minimalista, no es irse a vivir lejos de la ciudad, no es dejar de poseer cosas materiales, no es sinónimo de soledad o estilo de vida.

Eso es una muestra de lo aparente, pero no de lo esencial.

Y en lo esencial se encuentra lo sencillo.

La sencillez requiere conocimiento, no forma de vida. No consiste en minimizar, en desatender y no querer.

Eso es sencillez hacía lo externo, pero la verdadera sencillez se encuentra en lo interno, en nosotros mismos, en lo más profundo de nuestro interior, lo no visible.

Cuando surge un problema, intentamos resolverlo de la forma que se nos ha indicado, o cómo creemos que debe hacerse porque así lo hemos visto o imaginado.

La verdad es que el problema requiere cierto conocimiento, y en el conocimiento se encuentra lo nuevo.

Un problema se afronta dándole una respuesta nueva, y esta no se encuentra en ideologías, símbolos o creencias.

La sencillez reside en ese punto, en saber eliminar todo eso y hallar lo nuevo.

Para hallar lo nuevo es imprescindible conocerse a uno mismo, comprender el resultado de nuestro pensamiento y relacionar nuestra mente con la verdad.

Cuando se comprende y se ama, se libera una virtud (por denominarlo de algún modo) que no puede alcanzarse mediante la práctica, la humildad.

Ser respetuoso conduce a resolver el problema, pero para ser humilde y saber respetar, es necesario conocerse a uno mismo, mirar en el interior y fluir en pensamiento.

La humildad no se gana intentando siéndolo, o creyendo que se es.

La humildad surge cuando dejamos de lado el “yo” y nos centramos en el problema, sin que interfiera nada más.

Principio 5: acción

¿Para qué todo sea correcto, es necesaria la acción? ¿Por qué debemos actuar?

Es lógico pensar que cuando queremos algo, actuamos.

Pero esa acción ha sido producida previamente por una idea, y una idea que genera nuestra mente resulta no ser verdadera.

Una idea se basa en algo aprendido, en algo impuesto o concebido.

Por lo tanto, esa idea puede estar equivocada, puede engañarnos y conducirnos al error.

Cuando se tiene una idea, primero han debido de surgir otras ideas, y de esas ideas nace la idea final.

De ahí se pasa a la acción, se empieza a actuar, pero esa acción basada en idea no será la respuesta a un hipotético problema.

La acción que dirige al cambio no se basa en ideas.

Esa es la verdadera acción, la que no se presupone o se imagina con antelación.

No existe una respuesta sencilla para la acción, y todo lo que salga de ella tiene que ser aprendido por nosotros mismos.

Para una verdadera transformación, la acción es necesaria, pero dicha acción tiene que construirse de manera individual, de tal forma que no se mezcle odio y engaño.

Principio 5 (+1): variedad

Me gusta el respeto, sobre todo cuando empezamos a cambiar.

Respetar lo que los demás piensas, respetar otras culturas y formas de convivir.

El respeto es fundamental para poder realizar cualquiera de estos principios señalados.

La moderación es mejor que el exceso.

Las prisas, a veces, no son nada buenas.

Evitar la postura extrema se encuentra entre mis ideas y formas de actuar.

Virtudes como la sinceridad o la valentía me parecen buenos puntos a tener en cuenta en nuestra búsqueda de lo extraordinario.

Ser sincero a veces cuesta, pero para cambiar de hábito es genial ser sincero con uno mismo y observar lo que falla.

También con los demás, eso por supuesto.

Y qué decir de ser valiente.

La mejor forma de fallar en algo y aprender, de poder cambiar…

¡Te toca!

Tener unos principios ayuda a no salir del camino correcto (aunque a veces tengamos que desviarnos para aprender), y puede ser ventajoso ya que estás creando una especie de disciplina que te reportará una gran ayuda en tu vida.

En este post he compartido contigo todos mis secretos para que tú también puedas vivir una vida mucho más sencilla y feliz, pero hay algo en lo que no puedo ayudarte: a hacerlo posible.

Desde aquí te animo a que en las próximas semanas pruebes a seguir tus propios principios, pases a la acción de la llamada y veas qué es lo que pasa.

¿Cómo cambia tu vida? ¿Cuánto piensas esforzarte para ser feliz? ¿Cuánto tiempo?

Estoy convencido de que los resultados serán de tu agrado y que después de esta experiencia querrás hacer todo lo que esté en tu mano para seguir progresando en tu paso por la vida.

¿Qué trucos utilizas tú para vivir tranquilo y lleno de paz? ¿Crees que el esfuerzo está mereciendo la pena?

Suscríbete por correo electrónico y cuéntame tu experiencia.

¡O escribe en la caja de comentarios para poder inspirar a los demás lectores!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s