Bienestar, Estilo de vida
Comments 4

¿Por qué una persona puede cambiar tu vida para siempre?

cambiar tu vida para bien

En el momento que más perdido estaba, en el momento que más necesitaba encontrar mi propio camino, apareció una persona que cambió mi vida para siempre.

Hubo un año en mi vida que fue crucial.

Dejó mi autoestima por los suelos, me nubló completamente mis pensamientos y me obligo a estar cansado de la vida.

¿Sabes de esos momentos qué pueden transformar tu vida? Pues a mí me sucedió.

Uno de esos momentos en el que alguien importante para ti, se marcha.

Así que pasa el tiempo, y me encuentro solo.

Solo interiormente, mi familia y amigos nunca faltaron.

Pero lo que no me imaginaba es que pasaría lo siguiente.

Todo cambió por ti

De repente, es como si el universo estuviese de tu lado y te ofreciese un regalo.

Como si te concediese un deseo, pero solo un deseo para el resto de tu vida.

Enseguida te das cuenta de que está en ti aceptarlo o rechazarlo, está en ti saber que posiblemente sea un cambio de vida importante.

Y yo lo acepté. Vaya que si lo acepté.

Pero no en el momento, fue justo algo después…

Y es que todo cambió por ti.

Y no dejo de preguntarme, después de tanto tiempo, cómo puede una persona mudar tu vida para siempre.

Porque verás, cuando alguien se marcha, puede que alguien llegue.

No se trata de sustituir, de complementar o de perseguir, se trata de verlo y saber lo qué eso significa para ti.

Una persona llena de vida

Una persona que te contagia absolutamente todo.

Una persona que te llena de vida, de ganas e ilusión por vivir.

Y yo, alguien al que la soledad no le acaba de disgustar, se abrió de par en para solo por esa persona.

Yo, que no pretendía salir demasiado hacia adelante, se planteó lo contrario.

Y aunque pueda seguir el camino por mi cuenta, prefiero tener a esa persona que pueda acompañarme cada vez que haga falta, que suele ser la mayoría de la veces.

Así que todo va hacia arriba y hacia abajo, como una montaña rusa.

A veces guay, a veces chof.

¿Pretendo qué siempre sea todo de color de rosa? No, ni lo pretendo ni lo quiero.

Quiero todo lo que suceda, todo lo que venga, mientras esté a mi lado.

Me dan igual las primeras veces, los primeros momentos o las primeros viajes.

Me da igual todo lo que sea primero, en serio.

Prefiero hacer lo que ya he hecho, pero contigo.

Prefiero hacer algo nuevo, por primera vez, también contigo.

No siempre será así, pero esa es la cuestión, que no haga falta que sea mi primera vez en algo, sino que sea contigo.

Así que vivo los mejores meses de mi vida y establezco una relación de amor conmigo mismo, teniéndote a ti.

Me siento libre, capaz de todo.

8ueuvwa-tk-i-m-priscilla

No hablo de amor, hablo de persona

Y es que no es necesario tener una relación de pareja para encontrar a esa persona que transforme tu vida para bien.

Tú mismo descubrirás a qué me refiero cuando tengas a dicho ser cerca de ti, a dicha esencia que confundirá tus sentidos, pero no tu realidad.

La experiencia de que una persona especial para mí cambiara mi vida por completo me enseñó varias lecciones muy poderosas.

Cuando más hundido me sentía, más alivio encontré a su lado.

Que ya no vivo pensando en el pasado, lo recuerdo.

Recuerdo todo lo que tengo que recordar, y eso me ayuda a vivir de otra forma mi presente, de soñar con algún posible futuro.

Tampoco se trata de dejar machar algo malo, no.

Se trata de aceptarlo, de visualizarlo y entenderlo.

De saber que el pasado ya no existe, ya no está. Existe el ahora, existes tú, en este preciso momento.

Además, me enseñó que puedo ser constante, que puedo cumplir mis objetivos y puedo ser útil a los demás.

Me ayudó a conocer mi lado más bondadoso, más amable y verdadero.

Conocí el verdadero amor por uno mismo, el quererse y conocerse interiormente de manera extraordinaria.

¿Nuevo yo?

Para nada. No me convertí en alguien nuevo, ¡qué va!

No considero que hubiese un nuevo “yo” caminando por este mundo.

Más bien, sentí una mejora, un avance en mí.

Transformé todo lo que no servía en algo que me es útil a día de hoy.

Un cambio de pensamiento, de hacer, de ver y de sentir.

Pero no algo nuevo, más bien algo que ya existía pero que no sabía ver.

Y esa persona que llega, es la que te puede ayudar, guiar.

No lo va a hacer por ti, pero te va a impulsar a que encuentres tu verdadero camino, tu verdadera esencia.

Ahora, todo lo que he conseguido

Ha crecido tanto mi espíritu, mi camino del autoconocimiento…

Todo gracias a que en el mejor momento, en el momento oportuno, llega alguien que modifica toda tu vida, que la pone patas arriba y tu te encuentras mirando el suelo desde lo más alto.

He conseguido poner rumbo a lo que hago y quiero hacer.

Crear un sentido y propósito en la vida, hacer algo que me llene de verdad.

Y no, no ha sido de la noche a la mañana.

Es y será un proceso largo, quizá hasta el día en el que ya no deba respirar más.

Hasta entonces, que mejor manera de seguir cumpliendo metas, cumpliendo sueños y esperanzas de la mejor forma posible.

Sea solo o sea con alguien especial, la idea es no rendirse.

No caer en el engaño, no caer en depresión ni mandar a tomar por culo a la vida.

¿Lamentarse? Ni pensarlo… Pero ni pensarlo.

Vive, es todo lo que tienes que hacer. Ah, y dejar vivir, no lo olvides.


¿Y qué hay de ti?

¿Ha llegado a tu vida esa persona qué te haya marcado de por vida? ¡Cuéntamelo en los comentarios, no te cortes!

Comparte esta entrada por redes sociales con las personas que quieras que lean esto, vamos, recuérdales lo que significan para ti 🙂

4 Comments

  1. Me ha gustado mucho esta entrada. Diría que últimamente vivo esperando que me ocurra algo así, alguien que me saque un poco de la opacidad y me haga relativizar las cosas, porque para mí no es fácil hacerlo de manera natural, y también sentir que uno mismo le está aportando cosas positivas a la otra persona.
    Seguiré atenta 🙂
    Un saludo!

    Me gusta

  2. Carmorán de la Mata says

    Interesante lo que cuentas. Parece que a veces la vida pone delante de ti oportunidades capaces de mover todo tu mundo alrededor, y a veces esas oportunidades se materializan en forma de personas, pero el problema es que la mayoría puede que veamos esas oportunidades como hechos circunstanciales, más que nada porque pensamos que no puede tener tanto poder como para cambiarnos la vida.
    Buen artículo 🙂
    ¡Un saludo!

    Me gusta

    • Hay que saber ver lo que se nos presenta, no como ni porque, simplemente observarlo tal y como es.

      Muy interesante tu reflexión, estoy de acuerdo en que muchas veces dejamos escapar oportunidades por el simple hecho de no valorarlo positivamente.

      ¡Un abrazo!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s