Conversaciones sencillas
Dejar un comentario

Conversaciones sencillas #5. Viajando a la esencia (Ubay Serra)

entrevista ubay serra

Bueno, bueno, bueno… hacía más de un mes que no traía por el blog una de esas conversaciones para leer de principio a fin y con la que te quedas con ganas de más.

Y es que por aquí ha pasado gente muy interesante.

Gente que creo que puede aportar valor y ayuda a los demás con sus pensamientos y reflexiones, como la última con Marina Díaz.

Hoy, Ubay Serra, autor de Viaje a la Esencia, nos habla de cosas tan bonitas como el cambio, el amor, las relaciones personales…

En fin, una de esas conversaciones que mola leer, así que al lío 🙂

1 – Ubay, ¿qué nos dices de ti?

Pues, para empezar, deciros que soy un alma, viviendo en este planeta en forma humana con el objetivo de crecer, evolucionar y, por qué no, divertirme en el intento.

En un plano más terrenal, decir que soy una persona de mente inquieta, espíritu rebelde, corazón aventurero y vocación de terapeuta.

Y pasando a un plano más superficial, podría contaros que estudié ciencias del deporte, pero actualmente me dedico a la terapia manual tras formarme en fisioterapia, osteopatía y otras disciplinas.

También soy escritor, blogger, filósofo y un viajero empedernido.

2 – ¿Eres feliz?

Sí soy feliz, aunque la felicidad no es un sentimiento fijo o continuo.

Todos alternamos momentos de felicidad con momentos de infelicidad, días de subida con otros de bajada.

La vida es así, es una alternancia continua de ciclos.

Y gracias a ello, podemos apreciar y ser conscientes de los diferentes momentos y sensaciones que la vida nos depara.

En cualquier caso, siento que soy feliz, pues, en general, me siento satisfecho con la vida que llevo, las personas que me rodean y la persona que soy.

Y cada día doy gracias por ello.

3 – ¿Qué recursos recomiendas para el cambio?

Antes de recomendar nada, cada uno debería identificar sus propias carencias, en su persona o en su vida, lo cual no es tarea fácil.

Hecho esto, podría enumerar cientos de recursos.

Y cada uno de ellos, sería útil para un perfil diferente de persona en función de su situación y sus necesidades; pero inútil para el resto.

Por ello, si tuviera que recomendar un recurso para el cambio que fuera útil para la gran mayoría de personas, recomendaría cualquiera que se base en la introspección.

¿Algún ejemplo? La meditación, la PNL, la hipnosis, la simple reflexión…y muchísimos más.

Todos tenemos un camino y una verdad propia, única, diferente e intransferible.

Y todos tenemos los recursos necesarios para escucharla y manifestarla.

Por tanto, sólo hace falta eso, escuchar y obedecer tu propia verdad.

Si lo logras, no hay nada más que hacer.

Acabarás encontrando tus propias respuestas, tu profesión ideal, tus hobbies perfectos, tus compañeros de vida ideales…y, por tanto, irás “cambiando” hasta lograr tu autorrealización y tu felicidad.

4 – El día de Ubay es…

No tengo un día estándar.

Normalmente, mi año suele tener 3 períodos diferenciados.

Uno de trabajo, otro de viaje y otro sabático.

Cuando trabajo, suelo tener una rutina estricta y horarios bastante duros.

Empiezo a trabajar a las 7 de la mañana y termino a las 7 de la tarde.

Pero siempre encuentro tiempo para hacer deporte entre semana, llevar una dieta equilibrada y meditar.

Los fines de semana son para disfrutar de la naturaleza y de mis amigos o seres queridos.

Cuando viajo, mis días quedan definidos por la ruta que elijo sobre la marcha.

Habitualmente me levanto muy pronto e intento explorar al máximo el lugar donde me encuentro.

En cuanto el sol se pone, intento buscar un hostal o albergue donde poder escribir y trabajar, ver mis fotografías y tener un momento de recogimiento.

Finalmente, cuando me encuentro en un período sabático me dedico a mis hobbies y formaciones.

Me gusta aprender idiomas, practicar surf o bailar salsa.

También escribo libros o artículos, y me reciclo o me formo en diferentes disciplinas como la terapia manual o la astrología.

5 – ¿Qué opinas de las relaciones personales?

Las relaciones personales son la forma más rápida y directa de crecer, desarrollarnos y nutrirnos como personas.

El ser humano es un ser social.

Eso implica que, nos guste o no, siempre dependemos de otras personas para todo.

Para comer, para tener acceso a la tecnología, par comprar un coche o para construir una casa.

También para tener un encuentro entre amigos, conocer el amor, experimentar la compasión… y, por supuesto, para sufrir desengaños, desamores o traiciones.

Todo ello se fragua en medio de relaciones entre dos o más personas.

Si me preguntasen qué es lo mejor de la vida, contestaría: Las personas.

Y si me preguntasen qué es lo peor de la vida, contestaría: Las personas.

¿Cuál es la diferencia, entonces? El tipo de relación personal que se establece.

11225313_409146269277977_3927845552265636435_o

6 – ¿Qué es para ti el amor?

El amor es afinidad o, dicho de otra manera, conexión.

Cuando conectas con algo o con alguien, eso es amor.

Todos provenimos de una misma y única fuente: Dios para los creyentes, el Big Bang para los cientifistas, el Todo, etcétera, etcétera.

Por tanto, siempre hay un nexo común y, por ende, una conexión entre tú y una planta, un objeto o una persona.

Desde esta óptica, de una forma u otra, todo cuanto nos rodea forma parte de nosotros mismos y, por ello, debemos amarlo y respetarlo.

Esto es amor…universal.

Cuando existe conexión entre dos personas, solemos llamarla aprecio, amistad o amor. Pero en realidad, es un mismo sentimiento, humanamente percibido en diferentes grados.

Las personas valoramos mucho la conexión entre personas a nivel físico, mental e incluso espiritual.

Sin embargo, infravaloramos la conexión con los animales, las plantas y la madre Tierra en general.

Por ello matar a una persona está penada con cárcel, mientras matar a un perro o cortar un árbol no.

Sin embargo, se trata de lo mismo: amor (o falta de él).

7 – ¿Cómo empezar a viajar?

Con dos coj… (u ovarios).

Sí, porque básicamente es el miedo el que nos bloquea a la hora de viajar, especialmente, en los viajes largos.

Y del miedo surgen las excusas: falta de dinero, la hipoteca, el trabajo, los hijos…

Sin embargo, hay gente que viaja, y mucho, sin dinero, con hipoteca, habiendo dejando su trabajo y/o con hijos.

Una de mis frases favoritas es: quien quiere hacer algo busca un motivo; quien no, busca una excusa”.

Así pues, el primer paso es eliminar el miedo de nuestra vida. El segundo, armar un plan de acción que nos permita llevar a cabo ese viaje. Os dejo dos artículos que escribí donde trato ambos temas desde mi experiencia personal (ver enlaces al inicio de este párrafo).

8 – ¿Qué es lo mejor de ser terapeuta?

Para mí, es el hecho de sentirme realizado a la vez que ayudo a otras personas.

Yo lo logro a través de la terapia, pero cualquiera que encuentre su vocación logra lo mismo desde diferentes vías: desde atendiendo en la caja de un supermercado hasta construyendo carreteras, enseñando a niños o arreglando coches.

Las grandes profesiones son aquellas que permiten mejorar la vida de los demás.

La mía es una de esas profesiones.

Pero cualquier otra profesión, hecha desde el corazón y dando lo mejor de uno mismo, también alberga ese potencial.

Siendo terapeuta, no sólo aporto cosas positivas a la gente.

Siento que cada persona que pasa por mis manos también me aporta cosas positivas y aprendizajes que me ayudan a crecer como persona.

Esa es la magia de la terapia y, en general, de las relaciones personales.

9 – Hoy es tu último día de vida. ¿Querrías hacer lo qué vas a hacer hoy?

Por supuesto que no.

Probablemente, lo dejaría todo y haría un montón de burradas que, si hubiera un mañana, tal vez lamentaría.

Hoy día se ha puesto de moda eso de “vive el presente” o “vive hoy como si fuera tu último día”; pero, por suerte, nadie vive así al 100%.

De otro modo, la vida sería un caos, nadie iría a trabajar y no habría supermercados, bancos, constructoras ni ningún otro tipo de empresa.

Como dice la propia ciencia, tiempo y espacio son dos caras de la misma moneda.

Una moneda formada por un continuo espacio-temporal que abarca simultáneamente presente, pasado y futuro.

Por lo tanto, estoy de acuerdo en que hay que vivir el presente, pero no podemos vivir en equilibrio olvidando nuestro pasado ni obviando nuestros proyectos de futuro (a menos que sepamos que moriremos mañana, claro).

Sin embargo, puedo decirte dos cosas.

La primera es que, si fuera multimillonario y no tuviera que preocuparme por el dinero, mi vida sería prácticamente calcada a la que llevo en estos momentos.

La segunda es que, durante un año de mi vida, decidí vivir como si fuera el último, pues estaba convencido de que el mundo se iría a pique.

Me mudé a la Guayana francesa, trabajé unos meses y luego viajé por casi toda América del sur con mi mochila esperando el fin de los tiempos.

La experiencia que tuve fue alucinante en todos los sentidos, y realmente aproveché cada día al máximo.

Luego, al comprobar que el mundo seguía en su sitio, no me quedó cara de tonto, sino que sentí como si volviera a nacer de nuevo.

Desde entonces, me tomo cada nuevo día como si fuera un regalo y una bendición.


Puedes seguir a Ubay en facebook (@viajealaesenciapuntocom) y twitter (@viajealaesencia).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s