Estilo de vida
Comments 10

11 buenas razones para escaparte a la montaña

viajar a la montaña

“Todos los pensamientos verdaderamente grandes se conciben mientras caminamos” – Friedrich Nietzsche.

El pasado domingo pasé el día entero en la montaña, ¿y sabéis qué? No conozco mejor plan que coger un par de bocadillos y perderse por la naturaleza durante horas.

A ver, quien dice un par de bocadillos dice una tortilla de patatas, 3 o 4 botellas de agua, un par de piezas de frutas…

Hacía tiempo que necesitaba una pequeña escapada, y que mejor que ir a la montaña.

Fui con mi primo David, y quedamos en tomar la ruta que empieza en Camorritos, a la que accedes siguiendo las indicaciones desde Cercedilla (Madrid).

El objetivo era una de las cimas de los Siete Picos siguiendo el GR-10.

Salimos a eso de las 9 am y no volvimos a casa hasta las 20 pm.

Al final no conseguimos ascender hasta la cima, no pudimos encontrar el camino adecuado, pero para la próxima estoy convencido de que la coronaremos.

Eso sí, toda la caminata mereció la pena, descubrimos vistas fantásticas y conectamos con la naturaleza, con una esencia indescriptible.

¿Qué llevábamos en las mochilas?

  • 2 botellas pequeñas de agua
  • 1 botella más grande de agua
  • 2 sándwiches
  • 2 zumos pequeños
  • 2 plátanos
  • 2 barritas de cereales
  • 1 botella de bebida isotónica
  • 1 tortilla de patatas
  • 1 empanada de atún

¿Y qué necesitamos?

  • Mochilas pequeñas (para estancias largas, mochilas grandes)
  • Calzado adecuado para la montaña o senderismo
  • Gorra, gafas y/o factor de protección solar
  • Ropa ligera y cómoda, con colores claros
  • Teléfono móvil (sobre todo para casos de emergencia)
20170319_161445

David y yo, tomando aire con grandes vistas

Acude a la llamada de la naturaleza

1. Escalar una montaña…

No se trata solo de subir a la montaña.

Se trata de conocer ciertos valores y pensar que ha merecido la pena.

Escalar una montaña te enseña a disfrutar de cada paso, y que todo lo que llega al final nunca viene solo.

2. No hay recompensas

Cuando alcanzas la cima, o cuando recorres el sendero hasta llegar a un punto en concreto, no hay ninguna recompensa física.

Te descubres a ti mismo, descubres lo que eres capaz de hacer y lo fuerte que eres, física y emocionalmente.

No importa nada más que disfrutar de todo lo que te rodea.

3. Fuera problemas

Ir a la montaña te puede ayudar a la hora de resolver un problema.

Respiras otro aire, escuchas la paz y la tranquilidad del camino, de los árboles, las plantas, los animales…

Es necesario tener estos momentos de relajación y silencio para encontrar una solución a tus problemas.

4. Ni un solo duro

Los mejores planes casi siempre son gratis.

Salvo para la gasolina o el tren, no necesitas mucho más dinero.

5. ¿Límites?

No se trata de escalar una montaña para impresionar a nadie.

Simplemente debes impresionarte a ti mismo, ver hasta dónde eres capaz de llegar.

Cuando subes hasta la cima, no lo haces para que pueda verte todo el mundo.

Lo haces para que tú puedas ver el mundo.

6. La conquista

Al coronar la cima, creemos que estamos conquistándola.

Lo que sucede en realidad es que estamos conquistándonos a nosotros mismos.

7. Te surgen ideas

Con la calma de la zona, empiezas a pensar, empiezas a ver ideas nuevas donde antes no las había.

Empiezas a ser más creativo, a generar mayores y mejores pensamientos.

Por eso puede ser interesante llevarte un pequeño bloc de notas para ir apuntando todo lo que se te ocurra.

Lo mismo sacas una de idea de negocio nunca antes vista… 😉

8. ¿Dónde estas, ego?

No importa ni cómo llevas el pelo, ni cómo vas vestido, ni cuánto dinero tienes, ni cuántas cosas posees…

En la montaña todos somos iguales.

9. Adiós, sedentarismo

Andar es una buena forma de estar activos y seguir mejorando nuestra salud.

Una escapada salvaje y rural puede ser un interesante ejercicio cardiovascular, y ya te digo que las piernas lo van a notar.

En algunas subidas el corazón se me aceleraba a tope.

10. Conoces gente

Durante todo el sendero ves personas a la que saludas o acabas mantenido una conversación.

Sobre todo cuando paras a comer y hay mucha gente alrededor.

11. Plan alternativo

Dejas atrás la rutina, incluso es una buena alternativa respecto a los planes más usados (playa, parque, hotel, piscina, cine, restaurante, etc.).

Puedes ir con la familia, los amigos, tus hijos, o yo que sé, con quien te de la gana 🙂

Además, hay diferentes actividades para realizar:

  1. Escalar, un plan exigente para hacer solo o acompañado. Lo mismo no te atreves por el vértigo, pero quién dijo miedo.
  2. Trekking, es como el senderismo pero incluye caminos más empinados, obstáculos, ideas de “supervivencia”…
  3. Senderismo, ideal para hacer en familia o para no cansarte demasiado. Es mucho menos exigente que los anteriores, por lo que puedes ir a tu ritmo y alucinar con los paisajes.
IMG-20170319-WA0002

Seguimos con grandes vistas

Mis momentos mágicos

Ir a la montaña me parece uno de los planes más brutales que puedo hacer hoy por hoy.

Recuerdo estar caminando durante horas, parando a descansar y comer lo suficiente para seguir, hacer una ruta agradable y poco sencilla…

Llegué a casa molido, pero sabía que volvería a repetir.

Todo lo que ves y vives durante ese día no se puede comprar ni con todo el dinero del mundo.

En serio, si podéis aprovechar el ir a la montaña el fin de semana, hacedlo.

No hace falta coger rutas de dificultad avanzada, tan solo ir por senderos y escalar un poco es suficiente para descubrir lo maravilloso que es vivir rodeado de naturaleza, un regalo que desaprovechamos bastante.

Y tú, ¿has ido a la montaña alguna vez? ¿Cómo ha sido tu experiencia?

¡Hasta la próxima!


Antes de que te vayas, recordarte que hoy sorteo un ejemplar del libro 100 pensamientos para la transformación.

El único requisito es que estés suscrito al blog por correo electrónico y dejes un comentario en esta entrada. ¡Suerte!

Amor, Paz.

10 Comments

  1. Acabo de descubrir tu blog y me han entrado ganas de coger la mochila y escapar por ahí. Demasiado cemento y aslfalto en la vida. No hay nada mejor que perderse por la naturaleza. Creo que después de leer esto, ya tengo plan para este fin de semana (ni bares, ni discotecas)

    Me suscribo! Un saludo

    Me gusta

  2. Andrea says

    super bueno el articulo no realice una espacapada asi a la montaña pero si a la playa pienso que la finalidad siempre es hacer algo positivo que aporte a nuestra vida y nos permita autoconocernos, gracias por esos post
    Saludos

    Andrea

    Me gusta

  3. María says

    Sin duda una de las mejores formas de desconectar.Desde la distancia,a veces,las cosas se ven de otra manera y los problemas se minimizan.Gracias Javier.

    Me gusta

  4. Ir a la montaña es siempre un buen plan: ¡y además no tiene que ser claro o planificarse con gran antelación! Muchos domingos que no tenemos planes, mi pareja y yo, preparamos las mochilas, unos bocadillos: ¡y a pasear por la montaña!

    Me gusta

  5. ¡Ole! Me a gustado mucho como as explicado tu escapada,muy buen post y muy detallado ya que as mencionado hasta las cosas que llevas en la mochila,la verdad que yo tengo pocas oportunidades de ir pero cuando voy la verdad que me siento la mar de bien pasar un rato con la naturaleza 🙂

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s