Bienestar, Estilo de vida
Comments 10

Ganar confianza y seguridad en ti mismo con estas 12 acciones poderosas

como confiar mas

“Aquel que no confía lo suficiente no será digno de confianza” – Lao Tzu.

Hace ya un tiempo que leí esta fantástica entrada de Leo Babauta y desde entonces empecé a aplicar muchos de sus consejos que hoy quiero traerte aquí 🙂

Me resultó tan ingeniosa y tan práctica, que creo que debo compartir estos principios contigo.

Durante muchos años he dejado escapar varias oportunidades por el miedo al fracaso, inseguridad y falta de confianza.

Y es que muchas de tus decisiones se basan en eso, en la confianza en uno mismo para poder superar cualquier miedo y no limitar el camino que se pretende seguir.

Creo que todos nos hemos enfrentado alguna vez con este poderoso enemigo, y ya hemos escuchado hablar sobre la confianza y los miedos, pero es posible que no sepamos bien como avanzar y superarlos.

Lo normal es practicar la autoconfianza y mejorar el autoestima, hay evidencia científica que lo comprueba (1, 2, 3, 4, 5).

Y es eso lo que he estado haciendo (y sigo realizando) para superar mis miedos y perseguir mis sueños.

A no quedarme solo con esos términos o leer sobre el tema, sino a pasar a la acción y trabajar el autoestima de manera real y sencilla.

Y como ya has leído unas líneas más arriba, sigo realizando diferentes acciones para superar algunos miedos que van apareciendo de vez en cuando para recordarme que, seguramente, vaya por el buen lado de la carretera.

Porque sé que puedo acabar con ellos de un golpe, que puedo romper ese escudo invisible y cruzar el charco.

Lo hago muchas veces, y es la diferencia entre tener éxito o no tenerlo.

Antes de empezar a practicar la confianza, quiero hacerte varias preguntas que no necesariamente tienes que contestar ahora:

  1. ¿Estás dedicando suficiente tiempo a estar contigo mismo?
  2. ¿Haces las mismas cosas que otras personas o eres diferente?
  3. ¿Te da miedo no encajar por pensar diferente?

Ahora te doy unas hipotéticas respuestas:

  1. No tengo tiempo para pensar en mis sueños y deseos.
  2. Me encuentro en el proceso común, no hago nada revolucionario.
  3. Intento encajar con los demás a pesar de no ser yo mismo.

Estas respuestas pueden decir algo así como que “tengo baja autoestima y poca confianza en mí mismo”.

Lo llegamos a reconocer, pero no ponemos solución, ¿cierto?

Pues si estás queriendo ponerle punto y final a esta historia de terror, sigue leyendo, porque te voy a intentar ayudar de la mejor forma posible.

¿Me acompañas?

Agarra las riendas de tu vida hoy mismo

Cuando tienes la confianza en niveles bajos es normal pensar que no hay nada que pueda mejorar esto o si realmente es posible tomar control y creer en uno mismo.

Vale, no parece cierto, o creemos que es todo un mundo lograrlo, pero yo estoy seguro de que es así, y es lo que vengo a decirte hoy.

No es algo que tengas que tener porque sí, no te viene de serie.

Tampoco depende de nada ni nadie.

Depende de tus pensamientos y creencias limitantes, como por ejemplo estar convencido de que no eres muy listo, que estás haciendo un trabajo de manera errónea…

Y todo esto se puede cambiar, porque sabes realmente que no estás siendo sincero contigo, y por lo tanto no podrás dar el doscientos por ciento.

Debes quitarte de la cabeza lo que piensen los demás de ti, porque jamás podrás hacer lo que realmente quieras de este modo.

Así que sí, puedes tomar el control de tu vida y de tu confianza.

Solo tendrás que realizar acciones específicas que optimicen esa confianza en ti mismo, sin apoyarte en nadie más.

Pero antes de explicarte en qué consisten las 12 cosas que te ayudarán a hacer eso, tengo que hablarte sobre algunas vivencias personales que me ayudaron a subir de escalón.

Mi experiencia personal

Uno de mis mayores temores es hablar en público.

Ahora ya no tanto, he sabido superarlo aunque no del todo.

Sentir cientos de miradas puestas en ti es una sensación que acojona, y mucho.

Antes huía de estas situaciones, ahora las busco.

¿Por qué?

Por la simple razón de que no quiero evitar el problema, sino echarle valor y hablar todo lo que pueda en público, enfrentarme directamente a este miedo para crear un hábito poderoso que elimine por completo esto.

A día de hoy no me importa, no tengo miedo.

Es cierto que en ocasiones me pongo algo nervioso, pero eso son los primeros 10 segundos, hasta que consigo dominarlo.

Y la verdad, merece la pena.

¿Estar 10 segundos nervioso o estar 60 minutos temblando y sin saber que decir?

Creo que no está nada mal… 😉

Aunque reitero que sigo trabajándolo, que no es algo que se consiga de la noche a la mañana.

Tener paciencia es la clave, así que si yo puedo tú también puedes.

12 recomendaciones que puedes probar para aumentar tu confianza

No vas a encontrar algo fuera de lo normal, y ninguna de estas cosas te ofrecerá resultados inmediatos.

Aquí no vengo a prometerte nada ni a engañarte, que lo sepas.

Son recomendaciones que les ha funcionado a gente que conozco o a mí mismo, y que tengo muchas ganas de compartir contigo.

No tienes que hacer todas a la vez, simplemente probar la que más te atraiga y contarme cómo te ha ido.

¿Qué funciona? Bien, sigue entrenando.

¿Qué no funciona? Javi, ¡eres un vendehúmos!

No, no pienses eso por favor 😦

Mi consejo es que no desistas y pruebes con otro método.

Prueba, prueba y prueba hasta dar con el mejor.

Estoy convencido de que al menos uno te servirá.

¡Vamos allá!

1 – Una buena ducha

Sencillo y práctico.

Muchas veces lo único que necesitamos es vernos bien.

Una buena ducha siempre viene bien.

Si te ves bien, te sentirás bien contigo mismo.

Baila y canta mientras te duchas (yo lo hago, tengo que confesarlo), y no importa que te escuche el vecino.

Cuanto más alto cantes, más alto le estarás diciendo al mundo “¡eh, estoy aquí, prepárate que vengo pisando fuerte!”.

2 – Visualízate

Simplemente piensa en ti de tal modo que, según la situación, te veas sonriente y radiante.

Todos tenemos una imagen mental de nosotros mismos, y esta puede modificarse para realizar lo que nos gustaría.

Descubre tu propia imagen mental y acércate a ella para poder mejorarla.

Piensa en ti de la forma en la que te gustaría ser, no en la que otros quieren que seas.

3 – Pensar en lograrlo

Sé que lo habrás escuchado muchas veces, pero es útil.

A mí me gusta salir a correr, y al principio me agotaba con facilidad y venían a mi cabeza un montón de pensamientos negativos.

Cuando supe reemplazar estos pensamientos negativos por otros positivos, pasé de correr 3 o 4 kilómetros a llegar hasta los 10, y de ahí a correr dos medias maratones en 1 año (más otras carreras de 5 y 10 km).

Luego comencé a querer bajar tiempos, a ser más rápido, a esforzarme más… y todo por el simple hecho de pensar que lo iba a lograr.

felix-russell-saw-113844

4 – Elimina tus pensamientos negativos

Creo en la importancia de escuchar nuestra voz interior.

Aprender lo que nos dice para poder buscar soluciones.

Volviendo al ejemplo anterior, cuando corro es normal que mi otro Javi piense “para ya, es muy difícil y sería mejor estar viendo The Walking Dead en la televisión”.

Por lo pronto, suena fantástico, es un buen plan.

Tengo dos opciones:

  1. Abandonar y hacer ese plan tan guay.
  2. Seguir corriendo porque sé que el resultado a largo plazo será mucho mayor.

¿Qué eliges? Yo lo tengo claro.

La clave es darse cuenta de que nuestra mente nos intentará engañar con formas más placenteras y cómodas.

Luego, saber que esto no es lo ideal, al menos en el momento en el que te encuentras haciendo algo que puede marcar la diferencia en tu día.

Ya habrá tiempo de ver a Rick y su grupo sobreviviendo al apocalipsis zombi.

En cambio, lo que hagas en este momento seguramente te conduzca a donde quieras estar después.

“Vamos Javi, solo te quedan 500 metros, ¿qué es eso para ti?”.

5 – Actúa de manera positiva

Está bien eso de pensar en positivo, pero si se queda solo en eso, en pensarlo, no tendrá ningún beneficio.

Es lo mejor para desarrollar la autoconfianza, pasar a la acción.

Piensa en positivo y actúa en consecuencia para cambiarte a ti mismo.

¿Nunca has escuchado eso de eres lo que haces y no lo que piensas? Viene a decir algo así como la típica frase de que tus actos te definen, y es cierto.

Actúa de manera positiva con todo lo que hagas, en vez de dejarlo de lado o hacer algo de malas maneras.

Sé positivo con los demás, con las circunstancias y con lo que te rodea.

Deja fluir esa energía alegra y armoniosa para que vuelva a ti del mismo modo, ya que es como un circulo que te rodea y se mueve según tus pasos.

6 – Amabilidad, siempre amabilidad

Que sepas que ser amables con los demás, y generoso contigo mismo, con tu tiempo y lo que tienes, es una tremenda manera de mejorar tu autoestima.

Porque ser buena persona es algo que falta en este mundo, y cuando uno siente que está sirviendo a los demás con amor y paz, se siente bien.

Y aunque te suene cursi, es así.

Créeme que ayudar a los demás te hace generar una confianza inmensa, y tu vida se ve de otro modo cuando ejerces como instrumento de paz.

7 – Sé tus principios

¿Basas tu vida en una serie de principios? Si la respuesta es no, puede suponer un problema, ya que irás sin dirección… te moverás por ninguna parte.

Yo sí que tengo una serie de principios y trato de vivir mi vida al respecto.

Piensa en tus principios… seguro que los tienes, pero tal vez no le has dado demasiada importancia.

Ahora piensa si realmente vives esos principios, o si simplemente crees en ellos, pero no actúas sobre ellos.

¿Recuerdas la importancia de la acción? No tengo más que añadir, señoría.

8 – Mantente recto

A veces cuando voy caminando me recuerdo que debo ir con la mirada alta y el cuerpo recto, y de este modo me siento mejor conmigo mismo.

Una postura con la cabeza baja y los hombros decaídos te convierte en un fantasma.

Las personas que llevan la cabeza alta son más confiadas.

9 – Establecer pequeñas metas

Uno de los grandes errores de las personas es apuntar demasiado lejos.

La consecuencia es que nos frustramos y sentimos que no merece la pena.

Lo más aconsejable y práctico es que pienses pequeño para lograr lo más grande (no, no es una de esas frases inspiradoras que no ayudan).

Poco a poco, cumpliendo meta tras meta, sentirás que puedes lograrlo, sentirás que el resultado final merece la pena.

Cuando participo en alguna Carrera Popular, a veces voy marcándome pequeños objetivos durante esta.

Por ejemplo, no separarme del corredor que va delante e intentar pasarle.

Una vez que he conseguido adelantarle, me pego a otro corredor y voy realizando el mismo proceso poco a poco.

¡Y me funciona!

Cuando alcanzas los objetivos pequeños, mejor te encuentras, y mejor te sientes.

Sin darte cuenta estarás estableciendo objetivos más grandes (alcanzables) y lográndolos también.

10 – Sonríe

Sea para lo que sea siempre lo recomiendo.

No iba ser la excepción aquí.

Verás como una buena sonrisa es la mejor inversión que puedes hacer contigo mismo y con los demás.

11 – Ser agradecido

Me encanta el tema de la gratitud.

El ser agradecido por lo que tienes en la vida, por lo que los demás te han dado, es una actividad muy humilde.

Es algo muy positivo que mejorará la imagen que tienes de ti mismo.

¿Agradeces siempre a los demás? Piénsalo.

No cuesta nada, totalmente gratuito.

12 – Ejercicio, my friend

Al igual que la sonrisa, el ejercicio es algo que siempre, siempre recomiendo.

El ejercicio ha sido una de mis herramientas más poderosas en los últimos 8 años (llevo desde los 15 sin parar), y me ha hecho sentir mucho mejor conmigo mismo.

Y no hago nada épico.

Simplemente adoro pasear por la ciudad o la naturaleza, no solo voy al gimnasio o salgo a correr.

Moverme, estar siempre activo, me hace sentir que puedo con todo, no puedo estar todo el día en casa (salvo que echen mi película favorita, lo siento pero eso no se negocia).

En serio, ¿no os pasa cuando estáis largas horas sentados frente al ordenador o estudiando apuntes?

¡Moverse o morir, espartanos!

12 + 1 – Lista variada

  1. Aumenta tu conocimiento.
  2. Aléjate de personas tóxicas.
  3. Termina las tareas pendientes.
  4. No dejes las cosas para más tarde.
  5. Tómate tu tiempo para realizar ciertos asuntos, no tengas prisa.
  6. Despeja tu alrededor, seguramente tienes cosas innecesarias en tu casa.
  7. Vive sin molestar a los demás, aporta valor al mundo.

¡Dale caña!

¿Te animas a probar alguna de estas recetas no mágicas? ¿Se te ocurre alguna opción más?

¡Comparte tu experiencia en los comentarios!

Peace.

10 Comments

  1. Un post tan interesante e inspirador y como siempre! Añadiría aprender a recibir halagos respondiendo con un “gracias” en lugar de quitarnos valor, que es lo que solemos hacer. Hay que aprender a ser justos con nosotros mismos, igual que somos críticos con los defectos, tampoco pasa nada por aceptar nuestros valores y aspectos positivos.

    Saludos!

    Me gusta

  2. eldiariodelunes says

    Muy buenas recomendaciones! Hoy trabajo mucho la de hacer ejercicio 3 veces a la semana y me llena de energia, noto el cambio en la confianza. Y ahora en este momento practicando la visualizacion!! Tengo que ir a hablar con una empresa para que sponsoreen un proyecto, ya me estoy imaginando que sucede asi voy con actitud positiva, gracias!!

    Me gusta

    • El ejercicio físico es brutal, me siento tan bien cuando estoy activo…

      No hace falta que sea súper intenso, caminar o nadar está bien, pero el caso es moverse 😉

      Y muy bueno lo de imaginarte el sí, creo que es un buen método para motivarse y ser positivo.

      Lo que venga después hay que aceptarlo, pero no hay que quedarse con lo bueno o lo malo, sino que se ha dado el paso para realizar una acción que puede generar temor o desconfianza.

      Le gusta a 1 persona

  3. ¡Bravo Javier! Es de valientes superar tus miedos, y como bien dices, más vale segundos de nervios que no poder ni hablar. Y como todo, la toma de conciencia es el primer paso para empezar a trabajarlo.

    Yo aporto al hilo de “Actúa en positivo”, el matiz de “Actúa como si ya lo fueras” (como si ya fueras, sea lo que sea: un gran conferenciante, un excelente maestro,…). Ayuda a creérselo, trabajar en ello y ver si los miedos o carencias que creemos son reales y de qué nivel.

    ¡Un beso!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s