Bienestar
Comments 12

“Te agradezco que te marcharas de mi vida”. Aprendizajes sobre el desamor

desamor

“El más difícil no es el primer beso, sino el último” – Paul Géraldy.

Un día Anak se encontraba en su cafetería preferida, una que contaba con una larga lista de cafés, tés e infusiones.

Además, el sitio era silencioso, con algo de música relajante y no muy alta.

No había mucha gente, y normalmente entraban personas que llevaban un portátil o tablet y se ponían a trabajar, estudiar…

Pero ese día no iba a ser como uno cualquiera, para nada.

Ese día entró en la cafetería Dep, un chico aparentemente introvertido por su apariencia.

Anak no es de esas que juzgan por juzgar, el chico le pareció atractivo y tenía una especie de energía positiva que pudo sentir cuando pasó a su lado y movió parte de su cabello con la ayuda del viento.

Decidió sentarse en su mesa, pedirse un café y charlar hasta que cerraran el sitio.

Y comenzó todo.

Y ese todo fue muy rápido.

Tan rápido que ya se encontraban viviendo juntos, imaginando posibles futuros, llevando cada uno su propia vida laboral, juntándose con cada grupo de amigos…

Era como una de esas historias de ficción románticas que ponen los domingos en la televisión, esas para después de comer en las que quizá te acabes echando la siesta.

Y como buena historia de amor, tiene que haber algo de desamor.

Y no, en esta no hay vuelta atrás.

Después de 2 años todo acabó.

Y de igual modo a como empezó, todo fue muy rápido.

Tan rápido que ya no se encontraban viviendo juntos, ya no imaginaban absolutamente nada, llevando cada uno su propia vida (a secas), juntándose con sus verdaderos amigos…

Vuelta a empezar

Y al igual que Anak, vuelves a empezar.

Porque seguramente hayas vivido una historia parecida.

Seguramente te tocó volver a casa de tus padres, volver a desempaquetar tu maleta, volver a ordenar las cosas en su sitio.

Y no solo hablo de lo material…

Así que ahí empieza todo, otra vez.

La gente comienza a apoyarte, aunque a veces no tengas ganas de ver a nadie.

Y parece ser que lo único que saben decirte es que “Dep (pon aquí su nombre) es un idiota y te mereces algo mejor”.

O no, quizás esa persona ya era lo mejor pero no funcionó.

Lo mismo era una gran persona, era genial, era todo lo bueno que se te ocurra ahora mismo.

Así que centrarte en las cosas negativas no te servirá de nada…

No te servirá intentar acabar con él (o ella) mediante pensamientos y conversaciones, autoconvencerte de que ha sido el mayor error de tu vida.

Crees que te encuentras en lo más hondo, que no habrá otro modo de vivir la vida, pero yo te pregunto: ¿en lo más hondo de qué? ¿Acaso vives en un pozo?

Escucharte es el mejor consejo que te pueden dar

No eres consciente de que la verdadera ayuda reside en tu corazón, en tu verdadero Ser.

Que no sirve de nada esconderte en otros, en intentar reemplazar o querer cambiar tu vida de la noche a la mañana.

Que disfrutes del apoyo de los demás, pero que actúes por ti mismo.

Que si decides acudir a un coach, guía espiritual, psicólogo o terapeuta sepas que el proceso no lo es todo.

Porque la mejor medicina siempre has sido tú.

El corto plazo puede ser un error, y deberás pensar en tu momento presente y todo lo que puede suponer eso en un futuro.

Los hábitos son “importantes”

Y lo pongo entre comillas porque no son imprescindibles.

Mejorar y empezar a arreglar todo aquello que está roto empieza en uno mismo.

La forma en que te alimentas, el ejercicio que puedes realizar, la imagen que tienes de ti mismo, las amistades, la familia, las relaciones de pareja

Darte cuenta de lo que es, saber que significa para ti, para tu vida.

Todo lo que hagas tiene sentido, piénsalo.

Porque que hayas dejado atrás a alguien, no significa que no pueda llegar otra persona que de un giro de 360º a todo lo que conocías.

Que haber roto con alguien no significa el fin, que esa persona ha significado algo para bien o para mal.

Es una lección de vida que no puedes dejar escapar.

Para Anak significó centrarse en lo que de verdad importa.

La ayudó a conocerse a sí misma, empezó a disfrutar de cosas que antes no creería, comenzó a despertar y cambiar su estilo de vida.

Se dio cuenta de que Dep no fue una mala casualidad.

La ayudó muchísimo, tanto el tiempo que estuvieron juntos como después.

Y seguramente ahora esté encantada de ese después 🙂

Y llega de nuevo alguien

Reconoce que creías que no podrías volver a sentir algo especial por otra persona.

Reconoce que la mejor solución fue amarte primero a ti mismo.

Porque llegue o no llegue, no debes pensar en tener pareja a toda costa.

No tienes que perseguir ese sueño romántico sí o sí.

Seguro que llegará esa persona que será un gran compañero de vida, un amigo, un familiar, un todo que te complemente aún más si cabe.

Y si no llama a la puerta, no lo persigas desesperadamente.

Deja que fluya todo de manera natural.

meiying-ng-71590

No puedo perdonar

El polo puesto, la otra cara de la moneda.

No puedes perdonar por todo el daño recibido, y creo entenderlo.

Digo creo porque seguramente tengas una concepción del perdón diferente al mío.

No es que tengas que perdonar a nadie de forma obligada y si optas por esto tendrás que perdonarte a ti mismo primero.

Tendrás que saber perdonar y aceptar el perdón de otros, sin ningún tipo de juicio o crítica por tu parte.

Un perdón que salga de tu propio Ser, puro y verdadero.

Perdonar no se trata de olvidar todo de repente y amigos de nuevo.

Es un acto que te ayudará a crecer, trascender y quererte.

No tienes que perdonar por la otra persona, tienes que hacerlo por ti.

No hace falta tampoco concretar una reunión para ello, puedes perdonar en silencio, aunque la otra persona no lo sepa.

Pero estarás haciendo algo que te liberará enormemente, será un gran paso para ti.

El dolor de una ruptura

El dolor que sentirás al principio es comprensible.

Pero deberás entender que también está en ti, que puedes sanar perfectamente, abrirte a otras posibilidades que no sean ese dolor.

Darte cuenta de la experiencia vivida, todo lo que puedes obtener con ella.

Que seguramente sea una buena oportunidad para otra nueva etapa, que no es dolor sin sentido.

Porque en un principio, no deberías malgastar tu energía en estar mal, no es lo correcto para empezar a crecer interiormente.

Y pensarás: “que fácil es decirlo”.

Y sentirlo.

Porque aquí, el que escribe, lo ha sentido en más de una ocasión.

Porque no te estoy diciendo que debas tomar mi palabra como la solución definitiva, ya sabes lo que pienso acerca de las verdades absolutas…

Pero si que puedo mostrarte parte del camino.

Si que puedo decirte que en el dolor puede haber gratitud.

Puedo decirte que en el dolor puede haber esperanza, amor

Ese dolor lo puedes utilizar para decirle (o pienses) a esa persona, si te la encuentras en un momento dado, “gracias por todo”.

Gracias por haberme ayudado a darme cuenta de las cosas tal y como son en el momento presente.

Gracias por todas y cada unas de las experiencias que me has dado, porque mi vida no acabó contigo.

Mi vida siguió escribiéndose entonces y ahora.

Sigue haciéndolo con cada paso que doy, con cada acierto y con cada error.

Gracias por haber formado parte de mi historia.

Sobre Anak y Dep

Unos años después, Anak y Dep volvieron a encontrarse en aquella cafetería.

Anak sabía cómo actuar en todo momento, como sentirse si alguna vez lo volviese a ver.

Pero no se imaginó que estaría tan nerviosa.

Esta vez fue ella quien entró y movió su cabello.

Esta vez fue ella quien sonrió al chocar sus miradas.

Esta vez fueron ambos quien se dieron un abrazo nada más verse, de esos que hacen romper muros.

Se quedaron charlando hasta que cerró la cafetería.

Hablaron sobre todo: familia, trabajo, amigos…

Ella contó todo su viaje espiritual (o como quieras llamarlo) y él explicó que también aprendió mucho sobre la comprensión y el agradecimiento.

Se despidieron y cuando empezaron a andar por lados diferentes, Anak se giró y le grito: “¡Gracias!”

Él no sabía muy bien el porqué, pero sonrió automáticamente.

En lo más profundo de su alma, con toda la conversación aun en su cabeza, supo que ella era feliz.

Love, Peace.

12 Comments

  1. Me encantó. Como dices “no deberías malgastar tu energía en estar mal, no es lo correcto para empezar a crecer interiormente.” Por lo que ahora trabajo en buscar lo positivo en lo negativo y aprender de eso, pero aún más importante seguir adelante construyendo nuevos inicios. Gracias!!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s