Estilo de vida
Comments 9

Invéntate tu éxito

exito en la vida

El éxito es fácil de obtener. Lo difícil es merecerlo – Albert Camus.

¿Sabes de esas conversaciones qué marcan tu vida?

Bueno, tu vida tal vez no, pero en el momento presente te deja con la boca abierta.

Son de esas conversaciones que tienes que disfrutar al máximo, que deseas que no acaben nunca, que darías lo que fuera para que el señor tiempo dejará de intervenir todo el rato.

Vale, lo has adivinado, he tenido una de esas charlas reveladoras.

Fue hace varios días, en una tetería, junto con una persona increíble a la que admiro profundamente.

¿Tendrá algo qué ver que seamos familia?

Sin duda que no.

Nos pasamos las horas hablando sobre el éxito, sobre perseguir nuestros sueños, sobre tirar todo el equipaje fuera del tren y vivir amando nuestra pasión.

Él está enamorado de la pintura, aunque no lo reconozca ni lo sepa aún.

Yo estoy condenado a escribir eternamente, que pensándolo bien, es la mejor condena que podría tener ahora mismo.

Como ves, son dos caminos totalmente opuestos pero que tienen algo en común: nadie va a apostar por ti.

El arte de hacer lo normal

Todo el mundo ve bien trabajar 8 horas en una fábrica o en una oficina.

Es la norma, tener un sueldo fijo que te ayude a pagar las facturas y más como están las cosas últimamente.

Sí, las cosas están tan mal (¿seguro?) que nos alegramos por encontrar un trabajo de mierda.

Porque son eso, trabajos de mierda, mires por donde lo mires.

Es como que ahora el éxito se basa en encontrar un trabajo, y da igual como sea este.

Lo que importa es trabajar, es el arte de hacer lo normal.

El arte de hacer lo normal es algo que sabemos realizar todos: estudiar una carrera, buscar un buen trabajo, formar una familia feliz, disfrutar de los 15 días de vacaciones que tienes al año…

Lo “normal”, vamos.

No necesitamos salir de esa zona de confort, de esa pompa de jabón recién hecha, de esa ola tan perfecta.

Y claro, cuando le cuentas a alguien que quieres dedicarte a pintar, a escribir, a cantar, a actuar, a bailar, etcétera, llega el momento “¿qué me estás contando?”.

Para los que no entiendan bien el significado de esta frase, se traduce a: “estás loco, no vas a llegar muy lejos y te vas a morir de hambre porque eso no es un trabajo”.

Exacto, no es un trabajo.

Es algo más.

El éxito hoy en día

Parece que el éxito hoy en día es ganar mucho dinero, conseguir fama, reconocimiento social, estar en un trabajo de la hostia

Desde aquí espero que muchos sigan pensando así, para que los pocos locos que decidan tirar por su sueño lo acaben cumpliendo.

Pero no, el éxito no es tener 5 idiomas, tener 2 carreras, tener 1 máster, tener…

Y es que tal vez el éxito se trate de eso, de no tener.

No tener miedo, no tener juicios, no tener interés pos alcanzar los que otros ya han conseguido.

Yo conozco a varias personas exitosas y ninguna de ellas sale en la televisión, ha escrito libros o es el director de una importante multinacional.

Son exitosos a su manera, a su jodida y perfecta manera.

Y son de esas personas de las que deberíamos aprender más.

Porque fijarse en Steve Jobs o Mark Zuckerberg no es la mejor opción.

No puedes querer ser como ellos porque jamás podrás serlo.

Lo que sí que podrás es ser tú mismo, amar lo que haces y ver hacía donde llegas en el momento presente.

No en un futuro, porque es incierto.

Pero cada día ver dónde estás y qué camino has escogido.

Y no hay más y mejor camino que el que has ido y seguirás haciendo.

francesco-gallarotti-2498

El cementerio está lleno de sueños incumplidos

Sí, hay muchísimas personas que ya no están presencialmente aquí y no han cumplido sus sueños.

Lo mismo han disfrutado de una buena vida, pero no de una vida plena.

Y es que hay una enorme diferencia entre estos dos conceptos.

Seguramente tenían dinero, tenían un piso donde dormir, estaban más o menos satisfechos con su trabajo.

Pero estoy convencido de que muchas obras de arte se han quedado allí, en el cementerio, olvidadas y perdidas…

Nunca sabremos que podían ofrecernos.

Y es más triste pensar la cantidad de sueños que están vivos ahora mismo y no están dando guerra.

Lo mismo estás leyendo esto y te estás identificando con cada palabra.

Lo mismo deberías empezar a valorarte más y compartir con el mundo todo lo que sabes hacer.

No hace falta que seas creativo, no falta que tengas una idea innovadora.

Solo hace falta tu talento, es decir, TÚ.

No desperdicies tus días pensando “qué pasaría si”

Haz que pase, pero hazlo ya.

Porque cuanto más tiempo dejes pasar, menos tiempo tendrá ese sueño de florecer, de nacer, de brillar.

Lo mejor de todo es que nadie te apoyará.

Y los que lo hagan serán uno o dos (a los que por cierto no deberás dejar de lado jamás).

Y digo lo mejor de todo porque seguramente les de rabia no estar haciendo lo que de verdad les gustaría.

Porque saben perfectamente que tú estarás viviendo lo que quieres vivir.

La persona que tiene éxito y la persona exitosa

La primera no necesariamente es feliz, la segunda sí.

La primera ha fracasado muchas veces, la segunda también.

Yo me quedo con las personas exitosas, esas que se llevan bien con los fracasos y los logros por igual.

Prefiero a la gente exitosa, a la gente que tiene los pies en el suelo y están haciendo lo que siempre han querido hacer.

Esa clase de personas que no saben que lo son, que no saben cuanta gente les admiran.

No se basan en followers o estadísticas, no se basan en querer esto o aquello.

Se basan en sí mismas.

Por suerte o no tan suerte, existen estás personas.

Claro que no debes perseguir el éxito

Por si todavía no me he explicado bien, déjame que te lo vuelva a repetir: no persigas el éxito.

Persigue ese tren de oportunidades, esa persona que te hizo evolucionar, esa utopía no tan alejada de la realidad.

O mejor aún, no persigas nada.

No tienes que buscar nada, no gastes tu energía en eso.

Al contrario, vive amando, vive en paz… vive.

El éxito lo construyes tú.

Tú decides qué es el éxito.

Así que nadie te diga que no puedes o debes hacer algo, porque solo están reflejando las ganas que tienen ellos de comerse el mundo pero no lo hacen.

Inconscientemente quieren que nadie lo haga.

Ahí es donde te darás cuenta de que es el momento de una pequeña revolución, de una gran transformación y de, por qué no, un camino lleno de éxito.


¿No quieres perderte ninguna entrada cómo está?

Pues sigue el blog por correo electrónico 😉

Es la mejor forma de estar conectados… además de los comentarios que quieras dejarme.

¡Espero que seas la persona más exitosa del planeta Tierra!

PD: cuidado con el ego 🙂

9 Comments

  1. Me gusta el post , hay que vivir plenamente haciendo lo que te haga feliz y bien , apasionado con lo qué haces , y lo que se haga hacerlo lo mejor posible sin sentir remordimientos . Felicidades !

    Me gusta

  2. Begoñeta says

    Yo estoy en la zona intermedia…tengo un trabajo rutinario que paga mis facturas y cuando termino la jornada laboral…me dedico plenamente a lo que me apasiona…pintar, aprender un idioma y aprender a tejer…El fin de semana termino muerta de cansancio…del estrés de la semana, pero, me compensa… 😀 Está claro que no busco para nada el éxito…sino sentir plenitud y paz con lo que hago 🙂

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s