Bienestar
Comments 8

He descuidado el tiempo

como dejar de perder el tiempo

“Hay tantas cosas para gozar y nuestro paso por la tierra es tan corto, que sufrir es una pérdida de tiempo. Tenemos para gozar la nieve del invierno y las flores de la primavera” – Facundo Cabral.

Se te ve agotado, se te ve diferente, malhumorado, triste, sin energía…

Necesitas un cambio pero no llega.

Piensas que has perdido el tiempo durante estos meses… o años.

Que nada de lo que has hecho ha merecido la pena, que no ha tenido ningún sentido y has malgastado tus fuerzas en algo vacío.

Que no te llena.

Que no te alegra.

Que no te hace “feliz”.

Por lo tanto llegas a la conclusión de que has descuidado el tiempo, de que has malgastado este en algo que no te supone más que llantos y problemas.

“He perdido el tiempo, joder”, te dices a ti mismo mientras ves dar vueltas (que ni siquiera ya cuentas) al café que se calienta el microondas.

“No he aprovechado la oportunidad, la he fastidiado”, mientras te comes entero el bote de Nocilla viendo Breaking Bad.

Pregúntate esto:

  • ¿De verdad crees que has malgastado el tiempo?
  • ¿Acaso el tiempo te ha pertenecido en algún momento?
  • ¿Tiene sentido imaginar que controlamos este, que es algo que podemos usar a nuestro antojo?

Tú no controlas el tiempo, el tiempo seguramente te controle a ti.

El tiempo es un cabrón que no para de jugar contigo, que no para de divertirse a tu costa.

Y la única forma de vencerle es no pensar en él.

Deja de hacerlo ahora mismo, deja de basar tu vida en tiempo, en enfocarte en el futuro o no parar de recordar el pasado.

Ni siquiera tengas en cuenta el presente.

Ten en cuenta tu existencia, en este momento, no, eso ya es pasado, tenlo en cuenta ahora… mierda, tampoco, que rápido se esfuma el tiempo.

Aunque en realidad no se marcha a ningún lado, sigue ahí.

¿Existe o no existe el tiempo?

Seguramente no te apetezca entrar en un tema tan complejo, da para libro fijo.

A mí tampoco me apetece entender todo sobre este tema.

Lo que sí que tengo claro es que intento no pensar tanto a largo plazo… o recordar constantemente lo que ya no está.

Antes te dije que no tuvieses en cuenta tu presente.

No es cierto, en realidad.

Al menos no del todo.

No tengas en cuenta el presente como presente, es decir, no pienses en este momento como “presente” sino como lo que es: tú.

Tú en todos los aspectos, viviendo conscientemente, haciendo lo que va marcando tu camino, lo que vas tejiendo.

Yo no me aferro al presente, ni tampoco al pasado, y mucho menos al futuro.

Por eso no quiero entrar en un tema tan extenso, supongamos que el tiempo está aquí, conviviendo con nosotros.

Que forma parte de nuestra vida.

Mi principio es enfocarme en el presente, usar el pasado cuando más lo necesite e imaginar el futuro que quiero crear sin tomarlo como meta o finalidad última.

No me quedo con nada, sino que utilizo todo en la medida de lo posible.

¿Por qué surgen la mayoría de tus problemas?

He percibido que cuando más me agobio es cuando pienso en el futuro.

También me he dado cuenta de que tiendo a crear situaciones problemáticas cuando intento copiar el pasado en mi momento presente, en el ahora.

Así que una de las causas, creo yo, por la que la gente sufre es por el tiempo.

Porque se agobian con el futuro y porque utilizan el pasado constantemente para vivir el presente.

Si entendemos que el tiempo (el cual creemos que tiene existencia) es una herramienta más, podemos utilizarlo a nuestro favor:

  1. Usar el pasado como aprendizaje real.
  2. Usar el futuro como inspiración y optimismo.
  3. Usar el presente como acción y prueba-error.

-El dilema del pasado

El mayor contratiempo surge cuando lo que vivimos ahora lo estamos haciendo con el piloto automático.

Seguimos empeñados en repetir todo lo vivido, en hacer lo que hacíamos antes porque creemos que será mejor (hasta el futuro se suma aquí).

Y en la vida todo parece estar sujeto a cierto cambio.

La naturaleza, las cuatro estaciones, la tecnología, los seres vivos…

Así que por qué ser tan cabezotas.

Por qué no hacer algo que revolucione nuestra forma de pensar y actuar cuando es realmente necesario.

Fuera miedos, fuera preocupaciones, fuera sensación de “y qué sucederá si…”.

Vivamos con rebeldía.

andreas-schafer-212153

-El aprieto del futuro

Que ya llega, que ya llega…

El futuro ya está aquí, apunto de aporrear tu puerta sin ton ni son.

Y así nos pasamos los días, imaginando lo que llegará pero no aparece.

O viene de forma que no esperábamos.

Nos frustramos.

Nos engañamos

¿Y ahora qué?

A pensar que has perdido el tiempo en esto o aquello, que no sirve para nada lo que has estado haciendo.

Y no es cierto.

Seguramente hayas hecho más cosas, diferentes, buenas, realistas.

Pero te centras solo en lo que has fallado, en lo que no ha salido como esperabas.

Y es que se trata de eso, de no esperar.

No al menos a todas horas.

Nos pasamos la vida esperando que llegue ese momento, en vez de actuar ahora mismo, de implementar la acción y hacer que llegue por nuestros propios medios.

Pero no, es más fácil sentarse y esperar…

Sigue esperando, entonces, que ya habrá otro que lo haga por ti.

En serio, he perdido el tiempo

Aun así, sabiendo lo que sabes, te encierras en tu habitación personal y crees que has perdido el tiempo.

Que has perdido el tiempo haciendo un trabajo que no querías.

Que has perdido el tiempo por abandonar una carrera que no te gustaba.

Que has perdido el tiempo con esa persona que no te ha causado más que malos instantes.

Y para nada has desaprovechado el tiempo.

Para nada debes pensar que ese pasado es la causa definitiva de tu momento actual.

Deja de procrastinar y pensar que estás perdiendo el tiempo.

¡Por Dios! Que lío, que todo…

Pero es menos complicado que todo esto.

siempre has tenido las respuestas, pero no las has querido ver, y lo que es peor, usar.

Y seguramente sea por el miedo al qué dirán.

O miedo por no saber muy bien donde irá a parar tu vida después de tomar una decisión.

Pero sigues pensando, y te recuerdo que hace unas líneas te dije que dejarás de hacerlo.

Que actúes de una vez, que hagas lo que de verdad quieres, no lo que otros te dicen o esperas que te digan.

No te amoldes a las decisiones de otros, esa no es la solución.

No has corrompido el tiempo, simplemente estás viviendo.

Esto es Vida.

Acertar, fallar…

Aprende a vivir, aprender a equivocarte, a sufrir, a pasarlo mal…

No solo a lo bueno, que es lo fácil.

¿Te has tirado 6 años trabajando en una empresa que no hace más que joderte?

¿A qué esperas para enviarles a la mierda?

Y perdón por el vocabulario, es lo que tiene la gramática española, que a veces es muy rica y muy directa.

Pero escribo estas líneas desde la emoción más intensa y rebelde, desde la rabia de ver que personas cercanas sufren con cosas que no les apetece hacer, pero que las hacen por obligación, porque es la norma o porque no ven otra salida que no sea la de continuar.

¿Quieres dejar de malgastar el tiempo?

Bien, pues deja de malgastarlo.

Es así de sencillo.

No me lo compres, no me hagas caso.

Te respeto.

Pero empieza a respetarte a ti mismo.

Empieza a quererte y valorarte más.

Eres una de las cosas más bellas, te lo digo en serio.

Tu tiempo eres tú.

Elige.


Te recuerdo que…

Puedes suscribirte al blog por email 🙂

También puedes seguir mis escritos en Facebook y Twitter 😀

8 Comments

  1. Hermano te cuento, me pasa que veo el tiempo como relativo, si bien lo desmenuzaste en tus textos no somos lo que queremos, somos lo que nos dicen ser. Factores muchos, pero principalmente la angustia de ser algo importante en nuestra cultura social. Lucha constante, Creo que todo esto que se vive en el mundo es por su dilema en el pasado & esta historia creada en la ilusión del apego. Nos vemos en el futuro & siempre mis mejores deseos.

    Me gusta

    • Muy bella reflexión Andrés.

      Te hago varias preguntas: ¿por qué no cambiar nuestro sistema de creencias? ¿Por qué no revelarnos contra esas personas que nos mandan y nos dicen que hagamos las cosas así o así?

      ¡Un saludo!

      Me gusta

  2. Vaya que nunca había pensado que estaba procrastinando pensando que pensaba que estaba perdiendo el tiempo. Que juego de palabras.
    Pero mira que si ahora que lo pienso ¡Es verdad!
    Saludos 🙂

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s