Bienestar, Estilo de vida
Comments 4

A ti, que no paras de recibir decepciones

encontrar alivio decepción

“Nacemos llorando, vivimos quejándonos y morimos desilusionados” – Thomas Fuller.

Otra vez.

Otra vez te han rechazado, te han dicho que no o “tal vez te llamemos luego”.

Otra vez se repite la misma historia, la misma decepción, el mismo rebote.

Ya no puedes más, estás muy frustrado, cabreado con el mundo entero, con ganas de coger un vuelo e irte bien lejos…

Piensas rendirte, piensas que no eres bueno, que no vales, que seguramente sea un simple capricho querer hacer algo que te apasiona.

Que te vas a morir de hambre si sigues por ese camino, que tus amigos te van a abandonar o tu pareja se va a largar.

Que estás persiguiendo un sueño inalcanzable, que no es casualidad que te hayan dicho tantas veces que no.

“Mejor acabar con esto”, piensas.

“Mejor hacer algo normal, no sé, algo que otros hacen”, vuelves a pensar.

Y es que estás agotado física y mentalmente.

Estás agotado, de verdad.

Quizá por esa oferta de trabajo que nunca alcanzaste, o esa pareja que te ha desilusionado miles de veces… quizá por ese proyecto que ninguna empresa quiere o ese talento que no impresiona lo suficiente a personas con más habilidad.

Quiero ser franco contigo.

Déjalo ya.

Deja de pensar que no puedes o no sirves para algo.

Deja de creer que los que se supone que están por encima de ti tienen la verdad absoluta.

Nunca dejes de creer si el sueño es lo suficientemente grande, lo suficientemente maravilloso.

Porque a pesar de que te has llevado innumerables decepciones, si abandonas ahora… ¿qué sentido tiene?

Morirás en vida.

Dejarás de abrazar el amor, la gratitud, la paz.

Empezarás a odiar, a criticar, a juzgar.

No tendrás ilusión por nada, vagarás por ahí de forma rutinaria, sin aspiraciones, sin absolutamente nada.

Nunca te conformes demasiado.

Nunca dejes de intentarlo, prueba otros caminos, otras formas, otras herramientas.

Sigue.

Porque los que están en lo más alto no lo tuvieron fácil, tuvieron que aceptar muchos no, muchos no vales, muchos en un futuro.

Sé que ya has caído unas cuantas veces, que cada vez cuesta levantarse más y más…

Sé que es duro, sé que te dan ganas de romper cosas, de tirarte al suelo y llorar.

Pero cuando vuelvas ahí fuera, cuando vuelvas a creer en ti, será el momento de avanzar sin mirar atrás.

Será el momento de coger las riendas de tu vida y plantarle cara a todas esas decepciones que parecen perseguirte por cada rincón.

Tú vales más de lo que imaginas, de lo que piensas.

Creen en ti, siempre.

Porque para que los demás lo hagan, primero debes conocer todo tu potencial.

Debes estar orgulloso de lo que haces, sentirte cómodo, útil, enamorado.

Enamorado del proceso, enamorado del resultado final, enamorado de ti.

Ama lo que haces, ama a todos lo que te apoyan, ama lo que estás consiguiendo y lo que conseguirás.

Ya está bien ver a personas que no han cumplido lo que querían por miedo a fallar.

Ya está bien de ver a gente que no tiene ganas de intentarlo porque parece difícil a priori.

Ya está bien de abandonar una idea tan bonita como la que tienes desde hace tiempo por la cabeza.

Inténtalo, siéntete bien por ello.

El fracaso es inevitable, eso hay que entenderlo.

Si no entendemos eso, nunca saldremos de esa playa tan calurosa y con vistas maravillosas llamada zona de confort.

Sí, esa que te repiten hasta la saciedad.

Esa en la que estás sentado con un amor de película en un chiringuito precioso con un par de mojitos bien servidos.

Es hora de dejar de dirigir esa película.

Es hora de empezar a dirigir la tuya propia.

Por más que duela, por más que te haga sufrir…

No dejes de intentarlo.

joshua-earle-234740

Aunque saber rendirse en el momento adecuado también es de valientes.

Porque rendirse no significa que hayamos hecho algo completamente mal.

Significa que puede haber otra forma de hacer las cosas.

Significa que eres tan fuerte como inteligente, que puedes afrontar este tipo de situaciones de la mejor forma posible.

Que rendirse también es una opción, y no por ello la más jodida.

Habrás conseguido lo que otros no han podido: intentarlo.

Saborear el camino.

Saborear todos los logros y fracasos.

Sí, deja de quedarte solo con lo bueno.

Te va a tocar volver a decepcionarte, en serio.

Y te darás cuenta de todo lo que has pasado cuando lo hayas conseguido.

Aunque como ya te he dicho antes, no te conformes demasiado.

Sigue avanzando, sigue creando, sigue demostrando.

Demostrándote a ti mismo, por supuesto.

Demostrándote que eres capaz de golpear más fuerte que el daño recibido.

Demostrándote que no ay más cabezota que tú.

Demostrándote que puedes cumplir lo que te propones, sin temores, sin dudas, sin rencores.

Mi consejo es que te lances, que pruebes, que caigas cien veinte veces para levantarte otras veinte.

Que no permitas que el miedo te impida avanzar, crecer…

Medítalo con la almohada si te hace falta.

Medítalo con tus amigos, tus padres o tu pareja.

La última decisión la tienes tú, haz que merezca la pena.

Y recuerda, cuando te rechacen, sonríe.

Sonríe bien fuerte, sonríe con ganas y decisión.

Sonríe porque sabes lo que vales, lo que tienes, lo que eres… con todas las letras del abecedario.

Nunca dejes de sonreír con cada decepción, con cada rechazo.

Mantente firme, con la cabeza bien alta.

Esto no es una carrera de cien metros lisos.

Esto es una maravillosa maratón.

Despacio, sin prisa, tomando aire en cada zancada.

Ya habrá tiempo de conseguir el mejor resultado, ahora hay que acabar.

Ahora hay que seguir corriendo, a tu ritmo, no al que te digan los demás.

A ti, que no paras de recibir decepciones: tomémonos una más.

Brindemos por todo lo bueno y lo malo.

Brindemos por ti, por mí, por quién sea.

Brindemos por todo lo que llegará.

¡Emborrachémonos de aspiraciones, propósitos y positividad!

Ya pasaremos la resaca de decepciones, desencantos y contrariedad.

Ahora es momento de vivir.

De vivir con decisión…


Puedes seguirme en Facebook y Twitter si te apetece leer más cosas como estas.

O puede echarle un vistazo a mi ebook “100 pensamientos para la transformación” 🙂

4 Comments

  1. Dennis Leyton says

    excelentes tus artículos Javier, admiro la forma que tienes de escribir constantemente y con gran calidad, siempre con un buen mensaje, ¿cómo le haces? 🙂

    En fin, sigue asi, más y más. Un abrazo 🙂

    Dennis

    Me gusta

    • Gracias por tu comentario, Dennis.

      No hay mucho secreto, amo escribir e intento hacerlo desde la autenticidad y la emoción más pura que quiere salir de mi interior.

      Quiere mostrarse al mundo, e intento darle rienda suelta mediante palabras…

      Espero leerte más por aquí 🙂

      ¡Un gran abrazo!

      Me gusta

  2. ¡Hola, Javier!
    No conocía este precioso rinconcito, pero las casualidades de la vida me han llevado hoy a descubrirlo y la verdad es que, siendo sincera, ha sido un gran descubrimiento. Me encanta el título, el diseño, el estilo que tiene y sobre todo – y más importante – lo mucho que logran transmitir tus palabras. La verdad es que no es nada fácil, en los tiempos que corren, llegar al lector de esa manera. Se nota que escribes desde el corazón y te lo agradezco mucho porque es un placer leerte.

    En cuanto al post, ¡es genial! Tras leerlo, me ha quedado una sensación increíble de motivación y ganas por perseguir los objetivos que siempre he tenido pero para los que me ha faltado coraje. Como bien escribes, no debemos tener miedo a fallar, sino a no intentarlo. Cuando elegimos seguir un camino que no ha sido transitado antes, que es más difícil que el sendero recto y sin obstáculos que nos dicen que debemos caminar, la gente empieza a decir que no lo vamos a conseguir. Que estamos locos, que eso no lo ha hecho nadie, que nuestro final será el fracaso. Es difícil no dejarse llevar por esas voces, ser perseverante, pero si lo hacemos llegaremos al lugar en el que siempre hemos querido estar. Y tienes razón, ese lugar siempre está fuera de la zona de confort. ¡Espero que cumplas todo lo que te propongas!

    Solamente me queda decirte, de nuevo, que ha sido un placer dejarme caer por aquí. Espero pasar más a menudo por este lugar tan mágico porque la verdad es que merece la pena. Te dejo el enlace a mi blog por si quieres echarle un vistazo, pero vamos, que ninguna obligación: misspoessia.com. Yo, con haber pasado por aquí, ya estoy más que satisfecha.

    ¡Un abrazo enorme! ♥

    Me gusta

    • 🙂

      Es lo mejor que he podido encontrarme esta mañana, tu comentario. Al final ambos nos complementamos, tú con tu pedazo de respuesta y yo con mi entrada.

      ¿No te parece auténtico y genial?

      Creo que no había leído algo así desde hace mucho tiempo, no sabes lo que ha significado para mí tu comentario.

      Ahora mismo leeré tus cositas por allí, seguro que me van a encantar. No puedo desearte más que un feliz día y un feliz todos los días, claro que sí.

      Nos leemos…

      Paz.

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s