Filosofía
Comments 18

El secreto danés de la felicidad

hygge

“La felicidad es cuando lo que piensas, lo que dices y lo que haces están en armonía” – Mahatma Gandhi.

Resulta que cuando no estás en tu mejor momento, a veces la vida te regala nuevas ideas para entender que no falla lo que está a tu alrededor, sino tú.

Comprender que estás creando un problema, que estás haciendo difícil lo que aparentemente resulta fácil, es algo que tiendes a obviar.

Y todo resulta mucho más sencillo, más coherente y tranquilo.

O así lo piensa la corriente filosófica hygge, la tendencia de bienestar que proviene de la nación más feliz del mundo: Dinamarca.

Se pronuncia ‘hu-ga’ y es un concepto danés que explica cómo vivir sin complicaciones descubriendo así la alegría de dejar ir.

Quererte, y quererte muy bien, es algo que te puede ayudar este concepto que forma una parte muy importante de la vida danesa, donde normalmente suelen ser los primeros en las encuestas de los países más felices del mundo.

Y eso que pagan de los impuestos más altos y el clima es horroroso…

Abrazar la sencillez

Tan fácil como abrazar momentos que no son del otro mundo.

Tan fácil como disfrutar de una buena cerveza, de olvidar las redes sociales durante el fin de semana o pasar tiempo con amigos y familiares.

Placeres pequeños y sencillos que resultan ser lo más grande, lo más auténtico y honesto, pero que dejas pasar…

Porque no aprecias lo suficiente estos momentos.

Momentos en los que te preparas una taza de café delante de una chimenea, momentos en los que andas descalzo por la playa viendo la puesta de sol, momentos en los que comes helados con amigos, saboreas un vaso de vino o construyes castillos de arena con los más pequeños.

Cosas simples que dejas de lado por hacer algo más vacío sin que te des cuenta.

Cosas que dejas escapar y tienes delante de tus narices.

Cosas.

Hygge es la ausencia de algo molesto o emocionalmente abrumador

Pasar tiempo con la familia, con los amigos o con quien nos haga sentir bien es algo que la filosofía hygge muestra sin cesar.

Así como centrarnos en lo que estamos haciendo en el momento presente.

En vez de estar con el teléfono móvil en medio de una conversación, sumérgete de lleno en dicha acción, es decir, presta atención a la persona que te está hablando.

No es tan difícil, ¿verdad?

Hacer muchas cosas a la vez puede llegar a ser tedioso y muy agotador.

Hygge también es aceptar la inactividad: estar sentado en el sofá comiendo palomitas mientras ves tu serie favorita, por ejemplo.

Apreciar esas situaciones también es bueno, no hay que sentirse mal por no estar “haciendo” nada.

Y es que vivimos demasiado agitados, siempre queriendo hacer cosas en todo momento.

No nos tomamos ni un respiro, no aprendemos y disfrutamos de esas circunstancias llenas de silencio, de paz, de tranquilidad.

Te invito a que cojas aire y busques ese tiempo de calma.

Mira a tu alrededor y date cuenta de lo que la vida tiene que ofrecer.

Da igual el espacio, el lugar.

Estás tú mirando de frente a la vida.

Mirándola a los ojos…

Ámate.

Maravíllate.

Sé amable contigo mismo.

Deja ir lo molesto, lo que no te hace bien.

No exijas nada que no puedas darte en realidad.

Pero tampoco renuncies a nada por lo que merezca la pena luchar.

Que no sea duro, pero tampoco demasiado fácil.

En eso consiste el espíritu hygge.

picseli-6726

¿Cómo vivir al estilo danés?

1. Celebrar lo simple

Ya te comenté antes que es bien fácil seguir la filosofía hygge.

Simplemente disfruta de una cena agradable, de una pizza con tus amigos, mira las olas del mar, observa las nubes y date cuenta de qué tienen forma…

2. Aceptar los días lluviosos

Los daneses aceptan cualquier día, sea como sea.

¿Qué llueve? Pues a leer un buen libro debajo de una manta bien calentita.

¿Qué hace frío por las noches? Pues invita amigos a casa y echad unas partidas la consola.

3. Ama a tu familia

Y por familia me refiero a la gente que te hace brillar más de lo que crees.

Pasar tiempo con amigos y familiares es una buena opción para nuestro bienestar.

Hygge se trata de ser buenos con nosotros mismos

Aprender a saber quiénes somos en todo momento.

Aprender a respetarnos tal y como somos en este instante.

A ser buenos con nosotros mismos, a no negarnos o castigarnos.

La teoría hygge nos enseña a buscar momentos únicos en las pequeñas cosas que nos rodean.

Tan solo hay que pararse en seco y pensar en todas estas cosas minúsculas en las que no nos enfocamos.

Tal vez esto nos brinde un poco de paz, de amor, de felicidad.

Tal vez esto consiga que nos sintamos bien, que empecemos a apreciar más y despreciar menos.

A agradecer y sonreír, a perdonar, a ser humildes y bondadosos.

Porque todo lo demás solo genera crítica, juicios y odio.

Todo lo demás solo nos hace competir y querer más, y más, y más…

Las pequeñas cosas no son vestidos de mil euros o coches que se aparcan solos.

Las pequeñas cosas incluyen regalar nuestro tiempo a aquellos a los que amamos, a los que nos hacen sentir bien.

Pequeñas cosas…

Quizá y solo quizá, eso sea vivir al puro estilo hygge.

Libros sobre el tema

18 Comments

  1. Me ha gustado mucho esta filosofía del hygge, la verdad es que no la conocía. Sin embargo, cuando estaba en el instituto fui una semana de intercambio a Dinamarca y sí me sorprendió eso, el hecho de que los daneses disfrutaran a pesar del mal tiempo que hacía siempre y de lo caro que es todo allí. A mí, al ser de las Islas Canarias, me costaba entender que la gente pudiera estar de buen humor cuando anochecía a las seis de la tarde y con el clima tan horroroso. Pero luego me paré a pensarlo y coincido plenamente con lo que has escrito aquí: al final cosas tan sencillas como tomar un café con amigos, leer un buen libro en un día lluvioso o pasar tiempo en familia son las que dan la felicidad. Hay una frase que me gusta mucho y lo resume: ” Las cosas más importantes de la vida no son cosas”.

    Por cierto, he visto las referencias de los libros al final. ¿Los has leído? Te lo comento porque justo ahora quería empezar a leer “La magia del orden”, así que, si lo has leído, me gustaría saber tu opinión. Viniendo de ti, me fío de lo que me digas jeje.

    ¡Un abrazo, cuídate y sé feliz!

    Me gusta

  2. Luis aguilar says

    Y que pasa cuando existen dictadores, que imponen su posición. Debemos enfocarnos en destronarlos o seguir buscando ser felices siendo unos siervos.

    Me gusta

    • Yo buscaría mis propias soluciones, pero si pudiese, participaría en algún tipo de revolución que mejorará la situación que comentas.

      Al final se trata de eso, ¿no? De dar con ese pequeño momento llamado felicidad. Algunos lo encontrarán mediante revoluciones, otros adaptándose o marchándose.

      Me gusta

  3. Mamen Piriz García says

    son unos buenos consejos y una filosofía muy interesante, hay que llevarlas a la práctica. Un abrazo

    Me gusta

  4. Lo cierto es que la mente humana es tan retorcida que hace que lo fácil parezca difícil.
    Hoy en día, la tecnología es la que nos roba ese tiempo que no dedicamos a lo importante.

    Que agradable es salir a la calle y pasar por un café y embriagarte un momento con su aroma que te recuerda a la infancia, a los desayunos sin prisa en familia, a las charlas desenfadadas en la Universidad, a momentos. Porque la vida es eso, momentos.

    Muy interesante tu entrada. Aprendamos a disfrutar de los pequeños detalles que harán nuestros días grandes.

    Un saludo!

    Me gusta

  5. Me gusta mucho esta corriente. A veces es difícil pararnos un momento y disfrutar de lo que tenemos alrededor y de las pequeñas cosas de la vida.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s