Bienestar
Comments 18

Disfruto de una vida donde simplemente soy

disfrutar de la vida

-Ahora, pide tres deseos -me dijo aquel genio de una lámpara mágica que nunca busqué.

-¿Y ya está? ¿Tan fácil cómo eso? Seguro que hay truco.

-No hay nada más que tus tres deseos, pídeme lo que quieras -insistió aquel hombre azulón.

Me quedé como unos dos minutos pensando, sin decir nada. Pero encontré la respuesta a su petición y estaba dispuesto a decírselo.

-Verás, creo que eres muy generoso, pero podría pedir más de tres deseos.

-Lo siento, solo tienes la posibilidad de pedir tres -creo que aquel genio empezó a mosquearse.

-No, no, no. En realidad no voy a pedir ningún deseo, porque nunca estaría conforme con solo tres. El ser humano es ambicioso, muy ambicioso, y seguramente después volvería a ti para pedirte más.

-¿Entonces qué quieres de mí? ¿No te apetece vivir en una casa grande? ¿Tener grandes cantidades de dinero? ¿Coches y objetos de lujo? -preguntó.

-No quiero nada de eso. De ti ni de nadie. Lo que consiga, quiero merecerlo. Quiero luchar por ello, quiero saborearlo yo mismo. Déjame darte mi única respuesta, grandullón azulado.

Tomé aire, mi voz quería gritar pero era mejor hablar en voz baja para no asustar a los vecinos.

-Quiero vivir de forma sencilla, sin complicaciones innecesarias. Quiero hacer esas cosas que pasan desapercibidas en nuestro día a día.

Quiero levantarme por las mañanas y sentir refugio entre mis sabanas, esas que me invitan a quedarme más tiempo del que necesito.

Abrir los ojos y no hacer nada. Beber esos cafés que te inspiran al levantarte, que te brindan la oportunidad de empezar con energía el día. Cepillarme los dientes y leer a grandes artistas.

Enviar un mensaje a la persona(s) que más quiero, dar los buenos días al más pequeño de la familia y ponerme la camiseta de ‘Breaking Bad’.

Me apetece seguir disfrutando del olor de un libro nuevo, de poner un DVD y comer palomitas, de jugar a mi videojuego favorito o perderme entre los dibujos de un buen cómic.

Disfruto de una vida donde simplemente soy, sin adjetivos o sustantivos que definan. Es como un soplo de aire fresco que siempre dejo pasar…

Necesito ir cumpliendo cosas en mi lista de tareas pendientes, necesito seguir sintiendo las olas que chocan contra mi cuerpo cuando llega el verano o la arena que prefiere hundir mis pies entre su suave tacto.

El aroma a suelo mojado, las hojas que caen en otoño, el chocolate caliente en invierno y los sentimientos locos en primavera.

anastasia-taioglou-345848

No necesito tus tres deseos, necesito que Alegría sea mi segundo apellido. No quiero ser ambicioso, aunque sí plantearme objetivos.

No quiero perseguir los sueños de otros, aunque sí construir los míos. No quiero perder mi tiempo comprando, pero sí con quien amo.

Quiero hacer cosas con mis propias manos, como escribir y tocar el alma de las personas.

Quiero vivir mi propio trabajo, ese donde no esté mandado por alguien ni tenga un horario fijo. Ese en el que pueda servir de ayuda a los demás, inspirando o curando… amando.

¿Puedo preguntarte algo? ¿Crees qué hago bien al no desear ganar millones al año? ¿Crees qué está bien no usar ropa de grandes marcas solo para conseguir falsas miradas?

¿Está bien seguir haciendo aquello que tanto amo, sin dar explicaciones? ¿Está bien si solo prefiero encontrar paz y tranquilidad? ¿O encontrar creatividad y ofrecérsela a los demás mediante estos textos?

Porque creo que soy un bicho raro. Creo que no quiero lo que otros quieren. O lo que otros dicen que tengo que querer.

Paso de tener que vestir con tallas S, estudiar para ser el mejor, trabajar en algo que no me llene pero me ofrezca un buen sueldo…

Lo mejor será que nos despidamos, que nos digamos adiós y vayas a otro con tu cuento. Me quedo con poder viajar y ver el mundo que tanto desconozco. Me quedo con el hogar que no tiene paredes y ventanas pero sí un corazón de hierro.

Me quedo con sonreír a personas que no han visto algo tan sincero desde hace tiempo. Me quedo con la pizza de barbacoa, los perritos calientes y la cerveza de lata.

Y por último, quiero rodearme de aquellos poetas que escriben sin saberlo, de aquellos cantantes que lo hacen genial bajo la ducha.

De aquellos pintores que te dibujan en plaza de España, de aquellos bailarines que se quedan hasta las seis de la mañana en un bar horroroso.

-Eso es todo, querido genio -dije mientras me bebía las últimas gotas de vino que quedaban en la copa.

Pero aquel genio ya no estaba. Se marchó sin decir nada. De fondo se escuchaba una canción de jazz muy buena que ahora no recuerdo.

Tal vez el genio nunca estuvo allí, simplemente lo imaginé. O lo soñé más despierto que dormido. Tal vez.

Guardé la botella de vino y fui a dormir. ¿Y si hubiese pedido tres deseos?

18 Comments

  1. Muy interesante! Acabo de encontrar tu blog, lo que he leído hasta ahora me ha gustado mucho, tienes muy buenas filosofías y pensamientos 🙂

    Me gusta

  2. 🙂

    Muy motivante tu redacción y hay demasiadas cosas que no sabía que me has enseñado, esta genial..
    te quería devolver el tiempo que dedicaste, con unas infinitas
    gracias, por aconsejar a personas como yo jijiji.

    Besos, saludos

    Me gusta

  3. Oye que mi alma ha vuelto a ver la tuya,que rico no poseer nada para tenerlo to do y floreser donde estas plantao, un abrazo a la distancia.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s