Bienestar
Comments 2

Cuando el amor pasa a ser una obsesión

diferencia obsesion y amor

“Quién abrirá la puerta hoy para ver salir el sol, sin que lo apague el dolor que me dejó aquella obsesión” – Pablo Alborán.

Existe una línea muy fina entre el amor y la obsesión.

Un línea que es fácil de cruzar, pero muy difícil de ver.

Porque el amor no es condición, no es cárcel, no es oscuridad.

El amor es libertad, tiene la capacidad de dejar ir, de dejar marchar, de presentar valentía en momentos de delicadeza y horror.

El amor es único, es bello y muy real.

Otra cosa es que tú creas que es amor lo que sientes, cuando puede que no.

Porque muchas veces confundimos amor y dolor, y el amor no duele.

El amor no puede dañar, no puede lastimar, no puede hacernos empequeñecer.

Si duele, algo falla.

Y suele suceder cuando esperamos algo de la otra persona, cuando no nos queremos lo suficiente o cuando damos prioridad a lo demás por encima de todo.

La obsesión hace que ese dolor sea el doble de fuerte.

La obsesión hace que ese dolor te haga herida, te confunda y te haga enfadarte con el mundo entero.

El amor simplemente es querer que la otra persona sea feliz sin perder tu verdadera esencia.

El amor es desear que todo le vaya bien, sin abandonar tu forma de ser y de vivir.

Amor sincero, siempre.

Porque dudo que exista lo contrario.

Y si existe, entonces no estamos hablando de amor, estamos hablando de algo muy distinto.

Desear la felicidad de otro está bien, está más que bien si es auténtico y honesto.

El problema surge, tal vez, cuando esa felicidad no nos corresponde, no la sentimos, no la queremos.

La obsesión nace al querer que tu felicidad sea la suya sí o sí, que tu felicidad dependa de la otra persona.

Lo natural del amor es eso, que es natural, no hay que forzarlo constantemente, no hay que pensar qué o cómo hacer.

Simplemente se ama, punto.

Se siente, no se explica.

Se actúa, no se piensa.

Porque cuando se piensa demasiado, cuando nos da vueltas la cabeza, la obsesión está ahí, acechando y relamiéndose porque sabe que va a salir a la luz.

alex-holyoake-354923

La obsesión es pensamiento, puro y duro.

Es no parar de pensar, y eso hace que tu cabeza no pare de dictar órdenes que tu corazón desconoce.

Y no es que esté mal eso de pensar cuando algo nos descoloca, para nada.

A veces es útil, necesario.

Pero cuando se piensa más el cien por cien de las veces frente a lo que se siente, no sé, no me cuadra…

Se nota cuando es amor y cuando no.

Se nota cuando eres capaz de sonreír inconscientemente al recordar a esa persona.

Se nota cuando de vez en cuando te preguntas si la suerte existe, porque no es normal haber dado con ese regalo.

¿Cuándo no?

Bueno, seguramente cuando te pasas las horas buscando hacer tonterías para llamar su atención, para que esté por y para ti las veinticuatro horas del día sin importar una puta mierda todo lo demás.

La vida, como el amor, va surgiendo, avanzando, creciendo.

La obsesión es ciega, sorda y muda.

Solo es capaz de negar, te lleva por una nube de oscuridad y no te permite ver la claridad de las cosas.

La obsesión mata el tiempo.

Te hace querer retroceder, te hacer querer viajar a momentos pasados que forman parte de tus recuerdos.

El amor cuida el tiempo.

Te hace evolucionar, te hacer soñar e imaginar planes futuros sin descuidar lo que estás viviendo en el presente.

Eso significa estar juntos, no poder esperar a seguir haciendo cosas, no poder esperar para seguir creando una vida acompañados.

O puede significar que todo deba acabar.

Y será amor cuando entiendas que es mejor así, cuando agradeces el tiempo que habéis pasado juntos sin que duela la nostalgia, sin que duelan las horas ni los días.

Que te has convertido en una mejor persona a pesar de todo y de todos.

Que has vivido un cuento muy real, sin magia ni fantasía.

Eso es amor y no obsesión.

Lo sabes cuándo puedes andar bien por tu camino.

Lo sabes cuando el amor te da el suficiente coraje para hacerlo sin miedo.

Hacen falta más personas valientes que sientan de verdad.

Y menos personas que solo se dediquen a destruir corazones como hojas de papel.


Puedes seguirme en Facebook y Twitter si te apetece leer más cosas como estas.

O puede echarle un vistazo a mi ebook 100 pensamientos para la transformación” 🙂

2 Comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s