Estilo de vida
Comments 10

Golpea más fuerte

la vida empuja

“Podemos tirar piedras, quejarnos sobre ellas, pisarlas o construir con ellas” – William Arthur Ward.

Puede que te lo tomes como una historia más, puede que no.

Puede que solo te entretenga y no veas el fondo de la historia, o viceversa.

Tan solo lee lo que voy a contarte hoy, querido lector.

Una historia corta e inspiradora que te hará sentir, espero, algo ahí dentro.


Le conocí aquel día y mi visión del mundo cambió. Me contó su historia sin pedírselo, repleta de emociones y reflexiones. Él era un conocido escritor que llevaba una vida normal, con su esposa y su hija.

Llevaba muchos años dedicándose a escribir y consiguió buenas ventas con sus libros. Como si la vida le sonriese, le apoyase, le mimase y le cuidase. Un día decidió tomarse una copa en el bar que hacía esquina con su librería favorita.

El ambiente no era muy acogedor, pero era lo que necesitaba en aquel momento. Su hija enfermó y los médicos no esperaban que fuese a recuperarse pronto. Bajó cada día de cada semana al bar, a tomarse una o varias copas.

Llegaba a casa borracho y su mujer no estaba muy contenta con aquella situación. Finalmente su hija se recuperó, pero él no.

Apenas escribía y lo que hacía, lo rompía a los pocos días. Pasaron varios meses y rompió el contrato con su Editorial, puesto que tenía que presentar unos cuantos borradores y no tenían noticias de él.

A los pocos días de romper ese contrato, se enteró que una de sus anteriores parejas murió. Era una chica con la que mantenía buena relación a pesar de todo.

Se querían y su amistad era muy honesta. El día del entierro llegó borracho y tuvieron que sacarlo de allí.

Su vida cambió tanto… Decidió ponerle remedio y poco a poco dejó de frecuentar aquel bar. Comenzó a dejar la bebida a un lado, a cuidar más a su familia y retomar la escritura.

Sin embargo, su hija volvió a enfermar y tuvo que dejarlo. En los días posteriores él se quedaba en casa fumando y leyendo.

Solo deseaba que su hija estuviese bien de nuevo, sonriente, alegre como siempre. No iba a ser así, su hija quedó en coma. También se separó de su mujer y apenas le quedaba nada más que él.

patrick-fore-381196

«¿Sabes? -me dijo- Lo normal sería haberme quitado la vida o algo así, ya me entiendes. Nada de eso, di con la clave y empecé a tocar el piano. De pequeño lo hacía y lo fui dejando con la llegada del Instituto y las chicas.»

Así, aquel escritor al que la vida golpeó en exceso, contraatacó de la mejor forma posible. Halló su refugio en el piano, en la música que componía a través de sus escritos, de sus emociones, de sus reflexiones y opiniones.

En ocasiones tocaba con rabia, otras más calmado. Pero decidió golpear más fuerte de lo que le habían golpeado. Decidió coger al toro por los cuernos y seguir adelante, sin temores ni miedos.

A los pocos meses volvió a escribir de forma más seria y publicó un nuevo libro. También tocaba el piano en algunos eventos y conoció a la que es su pareja actual. Su hija salió del coma medio año después.

A veces piensa en una vida donde hubiese elegido la rendición. Donde hubiese retomado su adicción por la bebida y los malos sitios. A veces lo piensa sí, pero luego abre los ojos y mira todo lo que está consiguiendo, lo que ha conseguido…

Porque tal vez se trate de eso, de quitar las espinas de la rosa en vez de seguir pinchándose. De quitarlas para no odiar la belleza que esconde esa rosa detrás de su rechazo.

Ya lo decía ese hombrecillo tan querido, “es una locura odiar a todas las rosas sólo porque una te pinchó. Renunciar a todos tus sueños sólo porque uno de ellos no se cumplió”.

Porque la vida empuja, sí. Empuja demasiado fuerte diría yo. Pero podemos quedarnos quietos, dejando que nos hunda en lo más profundo, o podemos aguantar y después empujar, y empujar, y empujar.

Llegará un momento que no hará falta seguir, porque sin darte cuenta estarás donde te mereces estar.

10 Comments

  1. Todo aquel que ah pasado por un momento difícil en la vida reciente estas palabras,pero si algo es seguro es que al final todo nos hace más fuertes y nos transforma nunca nadie dijo que crecer no doliera,ni que la vida fuera fácil.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s