Estilo de vida
Comments 2

No soy el plan A. Soy todo el abecedario

tu propia suerte

No busques más excusas, no busques diferentes maneras para no hacer aquello que realmente te gusta.

Y si no te gusta, abandona, encuentra otra cosa.

Porque te acabará pasando factura, y tendrás que empezar a maquinar un plan B.

O un plan C, D, E,…, así hasta terminar el abecedario y volver a empezar.

Pero de repente la suerte está ahí, se presenta sin avisar y te da una sorpresa.

Y vaya sorpresa, ahora puedes seguir alimentando tu pasión, ya tienes motivos para seguir haciendo aquello que tanto te emociona.

Sin embargo la suerte se va, da igual lo que intentes retenerla ya que se acabará marchando.

Es así, tan pronto aparece, tan pronto se va sin ni siquiera despedirse.

¡Con lo que habéis pasado juntos!

Y cuando se va, alguna parte de ti se marcha con ella, empiezas a no creer en nada de lo que haces, en nada de lo que has logrado.

La suerte se va, y la pasión con ella.

La magia.

El fuego que ilumina tu corazón.

Todo desaparece, se convierte en polvo.

Lo único que puedes hacer, tal vez, sea sonreír.

Sí, sonreír.

Y sobre todo tener mucha actitud.

Actitud para ser no el plan A, o el plan B, o la letra que más te pueda gustar.

Tú vas a ser todo el abecedario, todas sus letras.

Cada hora, cada día, cada mes.

Y te vas a empezar a olvidar de la suerte, no confíes demasiado en ella, no te apegues a sus buenas intenciones.

En este juego solo tú puedes mover las piezas.

Tejer la tela de araña no es fácil, pero con empeño y delicadeza obtendrás tu presa.

Tu recompensa.

Volviendo al tema de la sonrisa, créeme que funciona.

Créeme que todos sabemos ser pesimistas, pero muy pocos sabemos sonreír, y cuando las cosas van mal y sonríes le estás plantando cara a la vida.

Estás siendo optimista, estás fortaleciendo tu ilusión, tus ganas de seguir ahí, ofreciendo un baile más.

Sonreír es mostrar actitud, y te recuerdo que con actitud la vida se ve de otro modo, sabe mucho mejor.

Hugh Downs dijo una vez: “una persona feliz no tiene un determinado conjunto de circunstancias, sino un conjunto de actitudes”.

Por otro lado, Wade Boggs afirmó: “una actitud positiva provoca una reacción en cadena de pensamientos, eventos y resultados. Es un catalizador y desata extraordinarios resultados”.

tony-ross-390652

Aquellos que pierden son aquellos que se conforman, son aquellos que se siguen hundiendo en un barco que no presenta ninguna brecha.

¿Ilógico, verdad?

Pues es así.

Los conformistas sobreviven, los inconformistas viven.

-¡Qué mala suerte, me he quedado sin entradas para la película!

-¿Mala suerte? ¿Has probado a estar 20 minutos antes o sacar las entradas de manera online?

-No encuentro aparcamiento, me quedaré aquí esperando hasta que se vaya uno y listo.

-Prueba a dar un par de vueltas más, veo movimiento por esa zona, no seas pesimista.

Al final eso de la suerte lo utilizamos como excusa.

De hecho, lo utilizamos cada dos por tres para autoconvencernos de que no es nuestra culpa, es culpa de la suerte que nos tiene manía.

La vida es eso que pasa mientras buscamos trabajo de ocho a dos y formamos una familia.

Y debería ser aquello que disfrutamos casi las veinticuatro horas del día.

Aquello que nos apasiona y nos llena de emoción.

Cantar, bailar, escribir, actuar…

Y pensarás que todo eso es cuestión de suerte, que los que viven de su pasión es por suerte o por enchufe.

De lo primero no estoy seguro, de lo segundo quizás.

Pero tendríamos que ver todo el esfuerzo y dedicación que le ha puesto esa persona hasta llegar donde se encuentra ahora mismo.

Porque las oportunidades no llegan solas, las oportunidades las creas tú cada día.

No es que te lluevan de la noche a la mañana.

Es que te lo has estado currando, y ha llegado.

Lo has encontrado.

Ese es tu verdadero éxito.

Tienes lo mejor de la vida, y eres tú.

Aprovecha este hermoso regalo, no lo tires, no lo prestes demasiado.

Exprímelo al máximo, que sepa a limón o a chocolate, pero disfruta.

Vive más, confórmate menos.

¿Estás del lado de los inconformistas o de su opuesto?

¿Tienes un plan B o eres el abecedario completo?

Mueve ficha, la partida no durará eternamente.

2 Comments

  1. ¡Estupendo post, Javier! Me encanta la idea de ser el abecedario completo y también me gusta mucho todo lo que has escrito sobre la suerte, tienes toda la razón. Coincido contigo en que la mayoría de nosotros le echamos la culpa de lo que nos pasa a la suerte. Por supuesto que la suerte influye, pero por sí sola no puede decidir apenas nada en nuestro camino. Me quedo con esta frase, has dado en el clavo: “las oportunidades no llegan solas, las oportunidades las creas tú cada día”. Gracias por hacerme reflexionar y disfrutar tanto de tus palabras.

    ¡Un abrazo fuerte, cuídate y sé feliz! 😉

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s