Acerca de

¡Gracias por visitar Ventura Sensitiva!

20160316_112740

Me presento.

Soy Javier Sánchez, y este es mi nuevo y deseado proyecto Ventura Sensitiva, un blog muy personal que quiero que me sirva como crecimiento y evolución íntima.

La idea principal es recopilar todo lo que pueda sobre mí, para conocer y aprender, y para transmitir y compartir, no para imponer o crear un dogma, símbolo o creencia.

Me gustaría que todo lo que escribiese aquí sirviese como inspiración o comprensión, aunque mi concepto de ayuda es que para hacerlo con los demás, primero hay que hacerlo con uno mismo.

¿Qué temas me gustaría presentar?

Por etiquetarlo de alguna manera, hablare siempre desde un punto de vista personal sobre lo sencillo, la espiritualidad (que no religión), mi filosofía de vida, el cambio, el bienestar, la salud, el movimiento…

No quiero centrarme en algo concreto, porque al final acabo desistiendo.

Creo que para una transformación, para un constante cambio, quedarse en un punto fijo, estático, no sirve para aceptar, comprender o amar.

Una evolución constante se sirve de la alteración, de no dar nada por sentado, de adquirir conocimiento, de no tener miedo.

El reflejo de uno mismo

Todo lo que encontrarás aquí no estará enfocado a mejorar tu vida a través de mis pensamientos o reflexiones.

Al final se trata de eso, de compartir con la gente que lo quiera leer vivencias y opiniones sobre diversos temas.

Tú eres tú, yo soy yo, una forma simple de describir la vida.

No pretendo agradar o desagradar, simplemente compartir, algo que escasea hoy en día. Yo sé sobre cosas, o creo saber, y tú lo mismo.

¿Por qué juzgar? Mejor debatir y comprender, ver más allá y no quedarse con lo absoluto.

Recuerda que no me considero filósofo, místico, orador, escritor, líder espiritual o fundador de cierto movimiento.

No creo en el liderazgo, al menos como se entiende hoy en día, y mucho menos creo que debamos seguir a alguien de forma incondicional.

Como ya dije, paso de lecciones, no me gustan. No entiendo de dogmas o creencias fijas. El cambio supone observar, entender y aprender.

Lo que yo pueda escribir hoy, mañana puede no tener sentido en mi vida.

Verlo y entenderlo ayudará a transformarme a y seguir trascendiendo en este plano que llamamos vida y sociedad.

Mi viaje no ha hecho más que empezar

Comenzó el 23 de septiembre de 1993, y hasta entonces no he hecho más que equivocarme. Creo que de aquí a mi paso a la otra vida, o dónde narices vayamos, no pararé de equivocarme.

He crecido y vivido con mis padres, y hoy por hoy sigo haciéndolo. Es una etapa que está ahí, pero que siento que muy pronto tendrá que marchitarse.

De pequeño fui muy buen estudiante, hasta que entré en el instituto.

Ahí mi vida empezó a cambiar, y dediqué mi tiempo a otros placeres y no a lo que realmente importaba por aquel entonces.

Por suerte, pude finalizarlos.

Después, estuve varios años empezando y dejando las cosas, nunca las terminaba.

Decidí ponerle remedio estudiando Bachillerato para poder realizar más tarde algo que me gustara de verdad.

Es curioso como al crecer y evolucionar, vas descifrando enigmas, o vas entendiendo ciertas cosas.

Mejor empezar tarde que no empezar nunca. El nunca siempre está ahí, y constantemente lo podemos cambiar.

También, interesado por el deporte y otras ramas similares, pude completar ciertos cursos que me sirvieron como iniciación, pero no como aprendizaje final.

No he llegado a ejercer como tal, aunque sí he realizado algunas practicas en centros de este ámbito.

Igualmente, una de mis formas de desconectar del mundo es salir a correr.

Correr me ha enseñado muchas cosas, está siendo un aprendizaje verdadero y único, y he descubierto que existen Carreras Populares en las que, además de poder practicar mi deporte favorito, puedo ayudar a gente que necesita apoyo con aportaciones monetarias o materiales.

Mi mayor superación personal ha sido (de momento) correr dos Medias Maratones en el año 2016, además de distancias como 5K o 10K.

img_3222

De los viajes que más me han marcado (por el momento) ha sido visitar Bélgica.

Mi paso por Gante, Brujas y Bruselas fue indescriptible, tuvo un significado muy personal para mí por una serie de circunstancias particulares.

Es uno de los destinos que más me gusta recomendar a la gente.

Visitadlo cuando podáis si aún no lo habéis hecho…

Sobre la lectura, algo que desde pequeño siempre me ha interesado, empecé a dejar de leer sobre ficción (no del todo, claro) e inicié el descubrimiento de la no-ficción.

Un autor que me ha marcado, y con el que empecé a percibir el arte de vivir, fue Jiddu Krishnamurti.

¿Qué hay de los estudios y del trabajo? Respecto a lo primero, no creo en la educación de hoy en día, pero sí en ciertos tipos de formación más práctica y directa.

Estoy viviendo muchas cosas que me disgustan, y no lo considero educación, más bien imposición (enseñar memorizando, estudiar sin aprender para aprobar un examen, hacer deberes por hacer…).

Y siempre que puedo, me alejo de cualquier cosa que lleva inscrita en la frente este concepto.

Muchos testimonios sobre personas que han terminado sus estudios, coinciden que el 90% de lo aprendido no les sirve (o servirá) para nada.

La sociedad se basa en decirnos qué tenemos que estudiar y por qué tenemos que estudiar (encuentra un trabajo, ten una familia, paga y comprar cosas, vive para hacer más ricos a los ricos…).

Soy partidario del conocimiento y el saber, pero tal como están las cosas, creo más en el autoconocimiento y aprendizaje propio.

No quiero ser de esos que viven por y para los estudios y/o el trabajo. No quiero seguir unas pautas establecidas y apenas cuestionadas.

Me he dado cuenta de que parecemos corderos que se dirigen al matadero sin saber por qué, simplemente van porque así lo quieren otros (en este caso, el ser humano).

Cada día oigo más a la gente quejándose por sus condiciones laborales o los métodos de enseñanza en las escuelas.

¿Cuándo cambiarán las cosas?

Déjame decirte algo. Las cosas cambiarán cuando tú cambies.

Sin ningún truco.

Uno solo no puede luchar contra estas injusticias, pero una multitud puede hacer más de lo que se piensa.

¿Te suena la Revolución francesa?

Mi misión

Estoy convencido en que todos tenemos un propósito en nuestras apacibles vidas.

No se trata de ir a comprar ropa, emborracharse por la noche o quedar en un parque a comer pipas.

De vez en cuando está bien, pero no es nuestra razón de ser.

Lo que más me llena en estos momentos es ayudar a otros, a traer conocimiento y felicidad en sus vidas con mis palabras.

Sé el cambio, elige todo aquello que te apasiona y atrae, no lo dejes escapar por lo que piensen otros.

Conócete a ti mismo, es uno de mis mejores principios.

Piensa en el cambio como algo positivo, en una ruta que te llevará siempre hacia arriba, no te dejes engañar por lo que dictan otros.

A falta de pocos meses para entrar en 2017, me encuentro escribiendo en este blog, en este diario que me llevará a seguir viajando a rincones que he visitado alguna vez o que jamás me he atrevido a poner un pie.

Solo te pido algo, ¿me acompañas?

Y otra cosa más, no debes estar de acuerdo conmigo sobre lo que leas, pues no pretendo convencerte de nada 😉