Últimas Entradas

viajar a la montaña

11 buenas razones para escaparte a la montaña

“Todos los pensamientos verdaderamente grandes se conciben mientras caminamos” – Friedrich Nietzsche.

El pasado domingo pasé el día entero en la montaña, ¿y sabéis qué? No conozco mejor plan que coger un par de bocadillos y perderse por la naturaleza durante horas.

A ver, quien dice un par de bocadillos dice una tortilla de patatas, 3 o 4 botellas de agua, un par de piezas de frutas…

Hacía tiempo que necesitaba una pequeña escapada, y que mejor que ir a la montaña.

Fui con mi primo David, y quedamos en tomar la ruta que empieza en Camorritos, a la que accedes siguiendo las indicaciones desde Cercedilla (Madrid).

El objetivo era una de las cimas de los Siete Picos siguiendo el GR-10.

Salimos a eso de las 9 am y no volvimos a casa hasta las 20 pm.

Al final no conseguimos ascender hasta la cima, no pudimos encontrar el camino adecuado, pero para la próxima estoy convencido de que la coronaremos.

Eso sí, toda la caminata mereció la pena, descubrimos vistas fantásticas y conectamos con la naturaleza, con una esencia indescriptible.

¿Qué llevábamos en las mochilas?

  • 2 botellas pequeñas de agua
  • 1 botella más grande de agua
  • 2 sándwiches
  • 2 zumos pequeños
  • 2 plátanos
  • 2 barritas de cereales
  • 1 botella de bebida isotónica
  • 1 tortilla de patatas
  • 1 empanada de atún

¿Y qué necesitamos?

  • Mochilas pequeñas (para estancias largas, mochilas grandes)
  • Calzado adecuado para la montaña o senderismo
  • Gorra, gafas y/o factor de protección solar
  • Ropa ligera y cómoda, con colores claros
  • Teléfono móvil (sobre todo para casos de emergencia)
20170319_161445

Yo y David, tomando aire con grandes vistas

Acude a la llamada de la naturaleza

1. Escalar una montaña…

No se trata solo de subir a la montaña.

Se trata de conocer ciertos valores y pensar que ha merecido la pena.

Escalar una montaña te enseña a disfrutar de cada paso, y que todo lo que llega al final nunca viene solo.

2. No hay recompensas

Cuando alcanzas la cima, o cuando recorres el sendero hasta llegar a un punto en concreto, no hay ninguna recompensa física.

Te descubres a ti mismo, descubres lo que eres capaz de hacer y lo fuerte que eres, física y emocionalmente.

No importa nada más que disfrutar de todo lo que te rodea.

3. Fuera problemas

Ir a la montaña te puede ayudar a la hora de resolver un problema.

Respiras otro aire, escuchas la paz y la tranquilidad del camino, de los árboles, las plantas, los animales…

Es necesario tener estos momentos de relajación y silencio para encontrar una solución a tus problemas.

4. Ni un solo duro

Los mejores planes casi siempre son gratis.

Salvo para la gasolina o el tren, no necesitas mucho más dinero.

5. ¿Límites?

No se trata de escalar una montaña para impresionar a nadie.

Simplemente debes impresionarte a ti mismo, ver hasta dónde eres capaz de llegar.

Cuando subes hasta la cima, no lo haces para que pueda verte todo el mundo.

Lo haces para que tú puedas ver el mundo.

6. La conquista

Al coronar la cima, creemos que estamos conquistándola.

Lo que sucede en realidad es que estamos conquistándonos a nosotros mismos.

7. Te surgen ideas

Con la calma de la zona, empiezas a pensar, empiezas a ver ideas nuevas donde antes no las había.

Empiezas a ser más creativo, a generar mayores y mejores pensamientos.

Por eso puede ser interesante llevarte un pequeño bloc de notas para ir apuntando todo lo que se te ocurra.

Lo mismo sacas una de idea de negocio nunca antes vista… 😉

8. ¿Dónde estas, ego?

No importa ni cómo llevas el pelo, ni cómo vas vestido, ni cuánto dinero tienes, ni cuántas cosas posees…

En la montaña todos somos iguales.

9. Adiós, sedentarismo

Andar es una buena forma de estar activos y seguir mejorando nuestra salud.

Una escapada salvaje y rural puede ser un interesante ejercicio cardiovascular, y ya te digo que las piernas lo van a notar.

En algunas subidas el corazón se me aceleraba a tope.

10. Conoces gente

Durante todo el sendero ves personas a la que saludas o acabas mantenido una conversación.

Sobre todo cuando paras a comer y hay mucha gente alrededor.

11. Plan alternativo

Dejas atrás la rutina, incluso es una buena alternativa respecto a los planes más usados (playa, parque, hotel, piscina, cine, restaurante, etc.).

Puedes ir con la familia, los amigos, tus hijos, o yo que sé, con quien te de la gana 🙂

Además, hay diferentes actividades para realizar:

  1. Escalar, un plan exigente para hacer solo o acompañado. Lo mismo no te atreves por el vértigo, pero quién dijo miedo.
  2. Trekking, es como el senderismo pero incluye caminos más empinados, obstáculos, ideas de “supervivencia”…
  3. Senderismo, ideal para hacer en familia o para no cansarte demasiado. Es mucho menos exigente que los anteriores, por lo que puedes ir a tu ritmo y alucinar con los paisajes.
IMG-20170319-WA0002

Seguimos con grandes vistas

Mis momentos mágicos

Ir a la montaña me parece uno de los planes más brutales que puedo hacer hoy por hoy.

Recuerdo estar caminando durante horas, parando a descansar y comer lo suficiente para seguir, hacer una ruta agradable y poco sencilla…

Llegué a casa molido, pero sabía que volvería a repetir.

Todo lo que ves y vives durante ese día no se puede comprar ni con todo el dinero del mundo.

En serio, si podéis aprovechar el ir a la montaña el fin de semana, hacedlo.

No hace falta coger rutas de dificultad avanzada, tan solo ir por senderos y escalar un poco es suficiente para descubrir lo maravilloso que es vivir rodeado de naturaleza, un regalo que desaprovechamos bastante.

Y tú, ¿has ido a la montaña alguna vez? ¿Cómo ha sido tu experiencia?

¡Hasta la próxima!


Antes de que te vayas, recordarte que hoy sorteo un ejemplar del libro 100 pensamientos para la transformación.

El único requisito es que estés suscrito al blog por correo electrónico y dejes un comentario en esta entrada. ¡Suerte!

Amor, Paz.

que hago con mi vida

23 pequeñas cosas para tener en cuenta a la hora de no encontrar sentido a tu vida

Imagina que estás haciendo algo que te gusta, como por ejemplo pintar un cuadro o escribir un libro.

Tan fácil como confiar en ti mismo y empezar a pintar o a escribir (pon el ejemplo que quieras, no importa).

Te concentras, disfrutas del proceso y lo terminas.

“¡Ha quedado fantástico!”, piensas mientras miras orgulloso lo que has creado.

Y sí, sabes que tienes un don, un algo que te hace especial, diferente al resto.

Pero de repente, sin saber muy bien por qué, te das cuenta de algo.

Algo que no te gusta lo más mínimo.

Te das cuenta de que es un simple dibujo o unas simples letras en una hoja de papel.

Te das cuenta de que puede haber algo más ahí fuera esperando a ser descubierto por ti.

Que no todo es hacer aquello que realmente te gusta, que quieres ver por última vez lo que has creado y salir ahí fuera a descubrir nuevas cosas.

Pero todo se vuelve un caos porque no sabes muy bien qué hacer con tu vida.

¿Por qué es tan difícil tomar una decisión?

Puedes elegir una cosa de un amplio abanico de oportunidades, una cosa que se te da realmente bien.

Pero tú piensas que quizá lo mejor es estudiar medicina, enseñar en los colegios o ser arquitecto.

Y pasan los años y te das cuenta de que no estás haciendo aquello con lo que soñabas y practicabas tiempo atrás.

Empiezas a pensar que esta sociedad no te ha ayudado en nada a elegir, que es la culpable de que estés haciendo finalmente algo que no te atrae.

Pero la culpa es tuya por no decidir.

Por no ser lo suficientemente valiente para plantarle cara a los problemas.

Y ahora lo único que puedes hacer es coger y empezar a ordenar tu vida de pies a cabeza.

Ahora es el momento de que vayas a la tienda más cercana y compres varios botes de pintura y empieces a dibujar, a crear, a soñar, a maravillar al mundo con tu ingenio y tu pasión.

Cambia el pintar por el escribir, por el filmar, por el cantar… Cámbialo por lo que sabes que estás aquí, por tu verdadero propósito.

Ahora empiezas a sonreír, ahora empiezas a entender.

Pero Javi, es que yo…

¿En serio me vas a seguir viendo con los peros? ¿A estas alturas?

Bueno, te compro el hecho de que hay más en la vida que seguir una aspiración a ciegas.

Te compro también que hay muchas pasiones o talentos que apenas generan ingresos, al menos a corto plazo, y que hay que cuidar una familia o comprar comida y tener un hogar donde vivir.

Al final son gastos importantes y lo mismo tu idea no te da para vivir.

Puede.

Pero creo que como no saquemos jugo a ese zumo llamado pasión, acabaremos siendo infelices y de eso quiero hablarte hoy.

Todo lo que te he contado no es para que empieces a hacer algo a lo loco y te arruines… Te lo cuento para que crees un punto de inflexión en tu vida, para que sepas que los caminos de la felicidad y de la infelicidad son muy estrechos, y en algún momento pueden juntarse.

Y es que cuando descubres aquello que te llena, el tiempo deja de funcionar, empieza a aparecer espacio en tu vida donde antes no lo había.

Alegría, emoción, éxtasis… Empiezas a gustarte, a quererte un poquito más.

Empiezas a vivir.

Porque ya te he contado muchas veces que el tiempo tampoco es excusa.

Deja de hacer cosas menos importantes, como ver la TV o estar mirando constantemente las redes sociales.

Aprende a gestionar tu tiempo, a ser más productivo, a dar prioridad a las cosas que de verdad te nutren.

Sé que la determinación te lleva a viajar, a moverte por ahí alimentando tu felicidad.

Sé que la pasión es el camino correcto de ese viaje, esa luz que ilumina los callejones más oscuros donde no quiere adentrarse nadie.

Sin esto último no hay progresión en la vida, no hay cambio o transformación.

Deja de hacer caso a aquellos que te dicen que la pasión no te conducirá a ningún lado.

Curiosamente son personas que están insatisfechas con su vida y no persiguen ninguna finalidad.

No esperes que te digan lo contrario, que te animen a ello.

Al revés, intentarán llevarte con ellos a ese mundo de infelicidad y amargura.

Si alguna vez hubo un día que pensaste hacer algo desde lo más profundo de tu corazón, algo que te importaba en serio, ese día para comenzar es hoy.

tim-trad-196418

Pequeñas cosas para recordarte

  1. Te defines por tus acciones.
  2. Si no te gusta tu vida, es hora de cambiar.
  3. No te guíes por opciones, simplifica a una única opción.
  4. Disfruta la vida, no estás aquí para sufrir.
  5. Sigue el camino que te ayude a crecer interiormente.
  6. Eres libre para realizar actos positivos que te hagan feliz.
  7. Aporta valor, sé curioso, aprende.
  8. Ten claro lo que vas a hacer cuando te despiertes.
  9. El tiempo es lo único que no podrás recuperar.
  10. ¿Quieres hacer lo qué más te gusta? Encontrarás el camino.
  11. ¿No quieres hacer aquello que te apasiona? Encontrarás excusas.
  12. Tu pasión te define, eres único.
  13. Nada de lo que te gusta hacer realmente es una pérdida de tiempo.
  14. No pienses a corto plazo, siempre a largo plazo, sin una fecha exacta.
  15. Cuando te comprometes con algo, el universo comparte contigo su energía positiva.
  16. Nada ni nadie es la causa de tu infelicidad, de tu insatisfacción con la vida.
  17. Llena tu vida con una pasión tan genuina que se haga notar a cada paso que des.
  18. Cuando entiendas tu propósito, no perderás tiempo ni energía en buscar aprobación.
  19. Descúbrete cuando te sientas perdido, sigue aprendiendo sobre lo que te gusta.
  20. El verdadero proyecto no tiene límite de tiempo.
  21. El verdadero proyecto tampoco tiene fecha límite, así que empieza hoy mismo.
  22. No te agobies, haz lo que puedas.
  23. Poco a poco suma pequeños pasos, esto no es un sprint.

Lo que sucede después de seguir tu pasión

Para mí la pasión por hacer lo que más me gusta me ha ayudado en algunos momentos difíciles de mi vida.

Escribir, ayudar e inspirar a otros es lo que realmente me llena.

Hacer que las personas se den cuenta de las cosas, que empiecen un camino por el autoconocimiento y comiencen a descubrirse a sí mismas para caminar por un sendero de positividad y alegría.

Y muchas veces no es fácil, a veces me pregunto hasta que punto puedo llegar a servir.

Qué estoy haciendo y por qué.

Me he cuestionado a mí mismo, pero he seguido encontrando razones para escribir en venturasensitiva.com, ya que se trata de mi principal entusiasmo donde descubro nuevos retos que se alinean muy bien con mi deseo.

Lo que he aprendido (y muchos otros que persiguen su sueño) es que todo esto nace a partir de una crisis o pérdida importante.

Me he dado cuenta de que la vida es corta y debo aprovechar cada oportunidad que me ofrece el día a día.

No somo simple carne y huesos.

Tenemos un enorme potencial en nuestro cuerpo y en nuestra mente, y es aterrador no aprovechar todo esto.

Y te vuelvo a comprar que no podemos tener todo, hacer todo y querer todo.

A veces tendremos que decir no a cosas que nos parecen realmente buenas para decir sí a aquellas que a la larga son más importantes.

Hay que arriesgar para ganar, es una típica frase de autoayuda barata, pero créeme que el que no arriesga, poco va a conseguir.

¿A qué esperas para tomar ese riesgo?

Nota esa llama en tu corazón.

Ama.

Abraza a la vida.


Ahora me encantaría saber de ti, de tu propósito o meta en la vida

¿Qué punto mencionado arriba te resulta más atractivo o crees que puede ayudarte?

¡Deja un comentario a continuación y comparte tus pensamientos con todos nosotros! 😀

Además, si aún no lo has hecho, suscríbete más abajo de este post al boletín de noticias gratuito para recibir las nuevas entradas en tu bandeja de entrada.

Paz.

relaciones pareja problemas

La otra cara de las relaciones de pareja

“Quiero que sepa sin embargo que todas las noches que he dormido a su lado, incluso las discusiones más inútiles, siempre fueron algo espléndido y esas difíciles palabras que siempre temí decir pueden decirse ahora: te amo” – Charles Bukowski.

Quizá llevo un tiempo dándole vueltas, ya que en mi entorno se están dando muchos casos de problemas de pareja.

Quizá sea por algunos de los correos que me enviáis preguntándome acerca de rupturas, etc.

Lo que está claro que es un tema que preocupa, y mucho.

Sinceramente, no veo el por qué.

No veo por qué tanta tristeza, tanta infelicidad, tanto engaño… Nos han vendido constantemente que tenemos que encontrar pareja a toda costa para ser felices.

Que tenemos que vivir un amor de película, que tenemos que estar en relación con otra persona para poder llevar una vida normal.

No es así.

Yo no estoy al lado de una persona por estos motivos, ni mucho menos.

Nos venden un bonito proceso de enamoramiento al principio, pero después no te muestran su continuación.

No te enseñan la vida después de la boda, solo te dicen que fueron felices y comieron perdices.

¿Y qué hay de la convivencia? ¿De la rutina? ¿De los hijos? Eso no mola tanto, eh.

Porque es hora de una buena dosis de realidad.

Porque tienes que saber que hoy en día hay muchísimas rupturas amorosas, muchos divorcios, muchos conflictos que afectan no solo a la pareja en sí, sino a los que se encuentran a su alrededor.

Pero vamos a empezar por el principio.

Pregúntate qué es el amor.

¿Qué es el amor para la mayoría de nosotros?

Dices que amas a alguien, pero en realidad cuando expresas eso manifiestas que posees a esa persona.

Estás mencionando tu ego, estás actuando mediante celos, apego… porque cuando termina la relación de pareja piensas “¿y ahora qué hago? Me siento perdido/a sin esa persona, me siento vacío/a”.

Por eso intentamos seguir forzando una relación, por eso creemos que amamos de verdad, y va más allá de todo eso.

El hecho de retener, de querer poseer a esa persona, es lo que genera tantos conflictos, tantos miedos, temores, dudas, desconfianza.

¿Esa posesión es realmente amor?

El amor no conoce de sentimentalismo, no es una emoción.

El amor es puro y perfecto, y no puedes modificarlo a tu antojo.

Solo amarás de verdad cuando todo eso ya no exista, cuando los celos desaparezcan, cuando la posesión no exista, cuando haya verdadero respeto hacia los demás.

El estar enamorado

Cuando estás enamorado sientes que todo es posible, que puedes hacer cualquier cosa.

Y además te sientes muy enganchado, dicen que es como una droga que se adhiere a ti y no te deja marchar.

Pero lo más interesante de esto es que dicen que este estado dura entre 6 meses y 2 años.

Y una de las consecuencias de esta reacción bioquímica es que empiezas a sentir una especie de obsesión por la otra persona.

Me explico.

¿Por qué tienen relaciones los animales? Para sobrevivir, por el mero hecho de seguir existiendo.

Nosotros no dejamos de ser animales, aunque evidentemente esto sería muy pobre como explicación, pero parte de razón tiene ya que se trata de un tema biológico.

Creo que es interesante plantearse la siguiente pregunta: ¿existe realmente esto de estar enamorados?

Porque al principio lo vemos todo perfecto, vivimos en una especie de burbuja que no nos deja ver la auténtica realidad, y cuando empezamos a observar a la otra persona como verdaderamente es, ya no nos gusta tanto.

Y claro, ya no queremos continuar con esa relación sentimental, ya no percibimos que estemos enamorados, y es cuando empiezan a surgir todo tipo de conflictos.

josh-felise-79991

¿Cuándo empieza el amor?

El amor empieza cuando acaba ese estado de enamoramiento inexistente.

Cuando aceptamos a la otra persona tal y como es, habiéndonos aceptado primero a nosotros mismos.

Cuando dejamos de ser egoístas y pretendemos que nos hagan felices.

Hay que dejar de pensar como nos gustaría que fuera para empezar a disfrutarlo como verdaderamente es, con todas sus idas y venidas, con todo lo que no te prometía en su carta de recomendación, en su currículum vitae amoroso.

Joder, es maravilloso respetar la libertad del otro, aprender de él/ella, reírse de los problemas juntos, aprender a cambiar

Y es que se menciona mucho eso de que antes se aguantaba más, y yo me pregunto ¿aguantar el qué? ¿Qué hay que aguantar?

No, no, no…

No se trata de aguantar a la otra persona durante el máximo de tiempo posible, se trata de aprender y seguir transformándose, de crecer juntos.

El amor no es cuantitativo, sí cualitativo.

Dejemos de pensar con esos términos.

La relación de pareja consciente

¿Hay alguna fórmula mágica para conseguir una relación de pareja plena y feliz?

Para nada.

Pero podemos seguir algunos de estos principios para conocer realmente todo esto que llamamos relaciones amorosas:

  1. Tu pareja debería ser tu mejor amigo/a.
  2. Hay que tener confianza, hablar sobre cualquier tema.
  3. Compartir inquietudes, gustos, momentos únicos.
  4. Que exista comunicación.
  5. En los momentos malos, seguir luchando si se siente de verdad.
  6. Sentir que la otra persona es tu hogar, tu refugio, tu zona de confort.
  7. Querer compartir todo, tanto lo bueno como lo malo.
  8. Cultivar y estimular el sexo.
  9. Tiene que existir esa química para que nunca deje de haber relaciones sexuales.
  10. Ser conscientes de todo lo que os rodea y de vosotros mismos.
  11. Compartir valores.

¿Cuándo termina la relación de pareja?

Cuando ambos dejan de creer en ella.

Cuando se ven todos los días, cuando ya no se hace nada por sorprender o ilusionar, cuando ya están asentados y tienen a esa persona sí o sí.

Por eso soy partidario de la libertad personal, de la creación de espacios únicos que nos permitan salir de la rutina.

De disfrutar de otras personas, salir por ahí, viajar… Y todo esto sin que existan los malditos celos, el apego, la desconfianza, la posesión…

Las relaciones de pareja de hoy en día deberían comprender que la libertad es fundamental, porque de lo contrario estaremos viviendo en una cárcel.

Y es cierto, hay un exceso de convivencia, y lo que sucede es que no buscamos alternativas diferentes donde no haya tanto apego y dependencia.

Nuestra felicidad no depende de nadie, es importante recordarlo.

Depende de nosotros mismos.


Antes de despedirnos, quiero preguntarte algo importante.

¿Realmente necesitas vivir en pareja?

Participa en los comentarios con tu opinión y sigamos esta conversación 🙂

 

ama lo que haces

Ama lo que haces, una frase de autoayuda sin más

“No te quedes quieto. Ama con locura lo que haces” – Steve Jobs.

¿Cuántas veces hemos escuchado esta frase? ¿Cuántas veces la hemos visto en las mejores cuentas de Instagram? ¿Cuántas veces se ha quedado en un sueño sin cumplir?

Hasta el mejor de los oradores, hasta el mejor de los escritores la ha utilizado alguna vez.

Paseando por las calles de Madrid descubro frases de la misma índole, de la misma magnitud.

¿Qué tienen todas en común?

Que no autoayudan, autoincumplen.

No cumplen sueños, ni metas, ni objetivos.

Y sé por qué.

Porque no lo ponemos en práctica, porque no nos decidimos a coger ese tren que solo presta servicio de ida.

Nos parece todo un logro vivir de nuestra pasión, algo utópico, bello, alucinante, mágico.

Porque lo mismo estamos en el camino incorrecto.

Porque lo mismo esta frase nos recuerda donde no estamos, lo que no estamos haciendo todavía (o hacemos mal).

“Ama lo que haces”, dijeron aquellos locos soñadores que hoy vete tú a saber dónde están.

Falta de iniciativa

Falta coraje, sobran excusas.

Ama lo que haces, amalo y hazlo de verdad.

La vida es corta, o larga, pero al final no hacemos todo lo que nos gustaría, lo que nos llenaría de verdad.

Por miedo, siempre por miedo.

Posponemos cosas, no damos importancia a lo que importa realmente.

Odiamos esto o aquello, nos odiamos a nosotros mismos por no hacerlo.

Joder, fuera miedos, fuera odios… ama lo que haces, pero hazlo ya.

El camino fácil no existe, son los padres

Tendrás que rectificar cientos de veces, tendrás que llorar y volver a empezar.

¿Y qué?

Los que luchamos de verdad sabemos de que va esto.

¿Quién te ha dicho que va a ser fácil? ¿El coach de turno? ¿El místico iluminado?

No, nadie puede decirte que va a ser fácil, no te dejes engañar, no crees falsas expectativas y bájate de la nube.

Amar lo que haces, pero amarlo de verdad, es el camino más dificultoso que podrás tomar.

Es lo más parecido a la auténtica felicidad, a la verdad más fiable, a la libertad más tranquila y llena de paz.

El problema que yo veo a todo esto es que se intenta disfrutar solo del resultado final, y lo más disfrutable debe ser el camino recorrido, lo demás ya llegará.

Tiempo, jodido tiempo

El 80% de las personas ponen como excusa el tiempo, el otro 20% lo dice de verdad.

Pero, ¿tan de verdad?

Piensa que el día tiene 24 horas y que tú tienes el poder de utilizarlas como mejor puedas.

¿En qué gastamos ese tiempo?

  • 7-8 horas para dormir, 1-3 horas para ver la televisión, 1-2 horas para alimentarnos, 4-8 horas para trabajar…

Cada caso es especial, pero siempre, siempre, siempre tenemos tiempo (aunque sea lo mínimo) para hacer aquello que saque la mejor versión de uno mismo.

No tienes que enfadarte con la vida, la vida te sigue ofreciendo tiempo que tu desperdicias en cosas vacías, superfluas.

darius-soodmand-116255

Amar o no amar, esa es la cuestión

El amor siempre es perfecto, no conoce de odio, no puede tener ese opuesto.

El odio nace en aquellas personas que no aman de verdad, porque cuando lo hacen, ¿qué es el odio? ¿Existe de verdad?

Así que, ama lo que haces, aunque creas que lo odias.

Porque cuando vamos a por todas, cuando vamos de lleno a por algo, habrá pequeñas cosas que nos inciten a odiar.

Cuando fallamos lo queremos mandar todo al quinto pino, y empezamos a odiar, porque amamos algo tan intensamente que sentimos que va todo mal.

Y de ahí que pensemos que lo que estamos haciendo no merece la pena de verdad.

Te equivocas.

Sigue amándolo, sigue aferrándote a ello.

Da igual que te quite el sueño a veces, que te tires toda la noche pensando en ello, que dejes de hacer algo que te proporcionaba simple comodidad.

¿Sabes cuándo estás haciendo aquello que te gusta de verdad?

Cuando hablas de ello a todas horas, cuando no dejas de pensar y quieres actuar, progresar.

Es ahí cuando lo amas de verdad.

Estúpida frase

Autoayuda barata, simplista, vacía, utópica, superflua, trivial, frívola…

En serio, es una frase sin más.

Y lo más gracioso de todo es que es verdad, pero solo cuando la llevamos a la realidad.

Sí, creo que merece la pena amar de verdad.

Ya no solo lo que haces, sino con quien lo haces… amar a los demás.

Y fíjate que al contrario de las personas, si podemos decidir qué amar.

Porque tu pareja no la elegiste tú, tú no eliges a quien amar.

Aquello que te realizará, aquello por lo que tienes que luchar sí está en tus manos, en nada ni nadie más.

Empieza ahora mismo

“Todo esto es muy bonito, pero no siento que pueda empezar”, dice alguien que no se atreve a volar.

Tienes razón, frase bonita, lema motivador, ¿qué tiene de especial?

Tú.

Tú eres lo especial, querido lector.

Empieza sin saber por dónde empezar (¡¿what?!).

Haz.

O no lo hagas, pero jamás te quedes en intentar.

Falla, vuelve a fallar… pero sigue con tu propósito, la clave estará en otro camino distinto.

Cambia el camino, pero no cambies la meta, otra frase de autoayuda sin más.

¿No? 😉

Seguimos con frases sin más

Te dejo dos citas que te harán reflexionar.

La primera de Steve Jobs:

“Estoy convencido que la única cosa que me sostuvo era que amaba lo que hacía. Uno tiene que descubrir lo que ama. Y eso es tan cierto con respecto a tu trabajo como a quienes te aman. Tu trabajo va a llenar una gran parte de tu vida y la única manera de estar verdaderamente satisfecho es hacer lo que uno cree que es un gran trabajo.

Y la única manera de hacer un gran trabajo es amar lo que uno hace. Si no lo has encontrado todavía, sigue buscando. No te quedes quieto. Como en todos los asuntos del corazón, ya sabrás cuando lo encuentres. Y, como en toda gran relación, solo será mejor y mejor a medida que pasan los años. De modo que sigue buscando hasta que lo encuentres. No te quedes quieto”.

La segunda de Chris Gardner:

“La pasión lo es todo. Uno tiene que ser prácticamente un verdadero fanático en cuanto a lo que hace. Sé lo bastante audaz para descubrir lo que te apasiona. Podría no ser aquello en lo que estás haciendo. Pero sé lo bastante audaz para hacerlo. Nadie lo va a buscar por ti. Tú mismo tienes que descubrirlo”.

¿Qué me dices de ti?

No hace falta que cojas y dejes todo para cumplir un sueño que lo mismo no es viable.

O sí, quién soy yo para decirte algo así.

No dejes que nadie te diga algo similar, no permitas que eso acabe contigo.

No sé, no descuides tu presente, tus responsabilidades, pero si te gusta cocinar, ¿a qué esperas?

Escribir, bailar, cantar… si crees que merece la pena, no te cortes tus propias alas.

Sal ahí fuera, cómete el mundo.

Sí, lo siento, otra frase de autoayuda que no sirve para nada…

¡Qué fastidio!

entrevista ubay serra

Conversaciones sencillas #5. Viajando a la esencia (Ubay Serra)

Bueno, bueno, bueno… hacía más de un mes que no traía por el blog una de esas conversaciones para leer de principio a fin y con la que te quedas con ganas de más.

Y es que por aquí ha pasado gente muy interesante.

Gente que creo que puede aportar valor y ayuda a los demás con sus pensamientos y reflexiones, como la última con Marina Díaz.

Hoy, Ubay Serra, autor de Viaje a la Esencia, nos habla de cosas tan bonitas como el cambio, el amor, las relaciones personales…

En fin, una de esas conversaciones que mola leer, así que al lío 🙂

1 – Ubay, ¿qué nos dices de ti?

Pues, para empezar, deciros que soy un alma, viviendo en este planeta en forma humana con el objetivo de crecer, evolucionar y, por qué no, divertirme en el intento.

En un plano más terrenal, decir que soy una persona de mente inquieta, espíritu rebelde, corazón aventurero y vocación de terapeuta.

Y pasando a un plano más superficial, podría contaros que estudié ciencias del deporte, pero actualmente me dedico a la terapia manual tras formarme en fisioterapia, osteopatía y otras disciplinas.

También soy escritor, blogger, filósofo y un viajero empedernido.

2 – ¿Eres feliz?

Sí soy feliz, aunque la felicidad no es un sentimiento fijo o continuo.

Todos alternamos momentos de felicidad con momentos de infelicidad, días de subida con otros de bajada.

La vida es así, es una alternancia continua de ciclos.

Y gracias a ello, podemos apreciar y ser conscientes de los diferentes momentos y sensaciones que la vida nos depara.

En cualquier caso, siento que soy feliz, pues, en general, me siento satisfecho con la vida que llevo, las personas que me rodean y la persona que soy.

Y cada día doy gracias por ello.

3 – ¿Qué recursos recomiendas para el cambio?

Antes de recomendar nada, cada uno debería identificar sus propias carencias, en su persona o en su vida, lo cual no es tarea fácil.

Hecho esto, podría enumerar cientos de recursos.

Y cada uno de ellos, sería útil para un perfil diferente de persona en función de su situación y sus necesidades; pero inútil para el resto.

Por ello, si tuviera que recomendar un recurso para el cambio que fuera útil para la gran mayoría de personas, recomendaría cualquiera que se base en la introspección.

¿Algún ejemplo? La meditación, la PNL, la hipnosis, la simple reflexión…y muchísimos más.

Todos tenemos un camino y una verdad propia, única, diferente e intransferible.

Y todos tenemos los recursos necesarios para escucharla y manifestarla.

Por tanto, sólo hace falta eso, escuchar y obedecer tu propia verdad.

Si lo logras, no hay nada más que hacer.

Acabarás encontrando tus propias respuestas, tu profesión ideal, tus hobbies perfectos, tus compañeros de vida ideales…y, por tanto, irás “cambiando” hasta lograr tu autorrealización y tu felicidad.

4 – El día de Ubay es…

No tengo un día estándar.

Normalmente, mi año suele tener 3 períodos diferenciados.

Uno de trabajo, otro de viaje y otro sabático.

Cuando trabajo, suelo tener una rutina estricta y horarios bastante duros.

Empiezo a trabajar a las 7 de la mañana y termino a las 7 de la tarde.

Pero siempre encuentro tiempo para hacer deporte entre semana, llevar una dieta equilibrada y meditar.

Los fines de semana son para disfrutar de la naturaleza y de mis amigos o seres queridos.

Cuando viajo, mis días quedan definidos por la ruta que elijo sobre la marcha.

Habitualmente me levanto muy pronto e intento explorar al máximo el lugar donde me encuentro.

En cuanto el sol se pone, intento buscar un hostal o albergue donde poder escribir y trabajar, ver mis fotografías y tener un momento de recogimiento.

Finalmente, cuando me encuentro en un período sabático me dedico a mis hobbies y formaciones.

Me gusta aprender idiomas, practicar surf o bailar salsa.

También escribo libros o artículos, y me reciclo o me formo en diferentes disciplinas como la terapia manual o la astrología.

5 – ¿Qué opinas de las relaciones personales?

Las relaciones personales son la forma más rápida y directa de crecer, desarrollarnos y nutrirnos como personas.

El ser humano es un ser social.

Eso implica que, nos guste o no, siempre dependemos de otras personas para todo.

Para comer, para tener acceso a la tecnología, par comprar un coche o para construir una casa.

También para tener un encuentro entre amigos, conocer el amor, experimentar la compasión… y, por supuesto, para sufrir desengaños, desamores o traiciones.

Todo ello se fragua en medio de relaciones entre dos o más personas.

Si me preguntasen qué es lo mejor de la vida, contestaría: Las personas.

Y si me preguntasen qué es lo peor de la vida, contestaría: Las personas.

¿Cuál es la diferencia, entonces? El tipo de relación personal que se establece.

11225313_409146269277977_3927845552265636435_o

6 – ¿Qué es para ti el amor?

El amor es afinidad o, dicho de otra manera, conexión.

Cuando conectas con algo o con alguien, eso es amor.

Todos provenimos de una misma y única fuente: Dios para los creyentes, el Big Bang para los cientifistas, el Todo, etcétera, etcétera.

Por tanto, siempre hay un nexo común y, por ende, una conexión entre tú y una planta, un objeto o una persona.

Desde esta óptica, de una forma u otra, todo cuanto nos rodea forma parte de nosotros mismos y, por ello, debemos amarlo y respetarlo.

Esto es amor…universal.

Cuando existe conexión entre dos personas, solemos llamarla aprecio, amistad o amor. Pero en realidad, es un mismo sentimiento, humanamente percibido en diferentes grados.

Las personas valoramos mucho la conexión entre personas a nivel físico, mental e incluso espiritual.

Sin embargo, infravaloramos la conexión con los animales, las plantas y la madre Tierra en general.

Por ello matar a una persona está penada con cárcel, mientras matar a un perro o cortar un árbol no.

Sin embargo, se trata de lo mismo: amor (o falta de él).

7 – ¿Cómo empezar a viajar?

Con dos coj… (u ovarios).

Sí, porque básicamente es el miedo el que nos bloquea a la hora de viajar, especialmente, en los viajes largos.

Y del miedo surgen las excusas: falta de dinero, la hipoteca, el trabajo, los hijos…

Sin embargo, hay gente que viaja, y mucho, sin dinero, con hipoteca, habiendo dejando su trabajo y/o con hijos.

Una de mis frases favoritas es: quien quiere hacer algo busca un motivo; quien no, busca una excusa”.

Así pues, el primer paso es eliminar el miedo de nuestra vida. El segundo, armar un plan de acción que nos permita llevar a cabo ese viaje. Os dejo dos artículos que escribí donde trato ambos temas desde mi experiencia personal (ver enlaces al inicio de este párrafo).

8 – ¿Qué es lo mejor de ser terapeuta?

Para mí, es el hecho de sentirme realizado a la vez que ayudo a otras personas.

Yo lo logro a través de la terapia, pero cualquiera que encuentre su vocación logra lo mismo desde diferentes vías: desde atendiendo en la caja de un supermercado hasta construyendo carreteras, enseñando a niños o arreglando coches.

Las grandes profesiones son aquellas que permiten mejorar la vida de los demás.

La mía es una de esas profesiones.

Pero cualquier otra profesión, hecha desde el corazón y dando lo mejor de uno mismo, también alberga ese potencial.

Siendo terapeuta, no sólo aporto cosas positivas a la gente.

Siento que cada persona que pasa por mis manos también me aporta cosas positivas y aprendizajes que me ayudan a crecer como persona.

Esa es la magia de la terapia y, en general, de las relaciones personales.

9 – Hoy es tu último día de vida. ¿Querrías hacer lo qué vas a hacer hoy?

Por supuesto que no.

Probablemente, lo dejaría todo y haría un montón de burradas que, si hubiera un mañana, tal vez lamentaría.

Hoy día se ha puesto de moda eso de “vive el presente” o “vive hoy como si fuera tu último día”; pero, por suerte, nadie vive así al 100%.

De otro modo, la vida sería un caos, nadie iría a trabajar y no habría supermercados, bancos, constructoras ni ningún otro tipo de empresa.

Como dice la propia ciencia, tiempo y espacio son dos caras de la misma moneda.

Una moneda formada por un continuo espacio-temporal que abarca simultáneamente presente, pasado y futuro.

Por lo tanto, estoy de acuerdo en que hay que vivir el presente, pero no podemos vivir en equilibrio olvidando nuestro pasado ni obviando nuestros proyectos de futuro (a menos que sepamos que moriremos mañana, claro).

Sin embargo, puedo decirte dos cosas.

La primera es que, si fuera multimillonario y no tuviera que preocuparme por el dinero, mi vida sería prácticamente calcada a la que llevo en estos momentos.

La segunda es que, durante un año de mi vida, decidí vivir como si fuera el último, pues estaba convencido de que el mundo se iría a pique.

Me mudé a la Guayana francesa, trabajé unos meses y luego viajé por casi toda América del sur con mi mochila esperando el fin de los tiempos.

La experiencia que tuve fue alucinante en todos los sentidos, y realmente aproveché cada día al máximo.

Luego, al comprobar que el mundo seguía en su sitio, no me quedó cara de tonto, sino que sentí como si volviera a nacer de nuevo.

Desde entonces, me tomo cada nuevo día como si fuera un regalo y una bendición.


Puedes seguir a Ubay en facebook (@viajealaesenciapuntocom) y twitter (@viajealaesencia).

minimalismo

3 consejos probados para empezar a vivir con menos

“No lo que tenemos sino lo que disfrutamos es lo que constituye la abundancia” – John Petit-Senn.

¿Sabes? Llevo un tiempo percibiendo como las personas conspiramos para querer siempre más y más.

Enciende un momento la televisión, por favor.

Ahora mira todos los anuncios y fíjate en el mensaje real: más es mejor.

Lo mismo pasa con la publicidad de la radio, las revistas, los sitios web…

¿Crees de verdad que nuestro objetivo en la vida es ser ricos? ¿Tener más posesiones que el vecino? ¿Ser famoso o popular?

Como consecuencia, vivimos sumergidos en el pensamiento de que tenemos que trabajar duramente para conseguir todos los bienes materiales que otros tienen.

Porque joder, se les ve felices, ¿no?

Al menos en público, porque en privado vaya usted a saber 😉

Yo sé que en el fondo sabes que esto no es verdad, que tener más posesiones no te hará realmente feliz.

La felicidad no se compra.

La felicidad no se encuentra en una tienda o de rebajas en el centro comercial.

Nos han mentido tantas veces que nos lo estamos empezando a creer, y es que al final la culpa la tenemos nosotros.

¿Y si te digo que cuando realmente disfrutas es cuando aprendes a convivir con menos posesiones y empiezas a vivir más experiencias?

Verifícalo tú mismo, no es algo que yo me esté inventando.

Te darás cuenta de que puedes ser más productivo, que puedes gastar menos energía y sentirte más activo, y por si fuera poco y porque sé que te tiene muy preocupado esto, gastarás menos dinero.

Con este pensamiento empezaríamos a enfocar nuestra atención a lo que realmente importa, como el amor y la tranquilidad.

Liberaríamos nuestra mente de problemas superfluos, cambiaría nuestra forma de pensar y de vivir… vamos, que supone un gran cambio en nuestras vidas.

Pero, ¿a quién no le da miedo o reparo la idea de vivir con menos?

Estamos acostumbrados a lo contrario, y nunca nos han presentado esta alternativa de forma clara y contundente.

Porque eso no es lo que vende, las empresas no creo que quieran que tú vivas con menos.

Te quieren a tope gastando el dinero que ganas.

¿El resultado?

Que no queremos estar por debajo de nadie en cuanto a posesiones, y realmente es una auténtica chorrada..

Los objetos no definen cuanto vales (¿existe algo así?).

Qué te parece si te muestro 3 consejos donde vivir con menos puede ser algo relativamente fácil.

No es necesario elegir todos, puede que con uno baste.

Tú decides con que experimentas y por cuanto tiempo, pero la idea es que lo mantengas en le tiempo.

3 métodos probados para vivir con menos y no morir en el intento

1. Ropa

¿Cuántas veces te has puesto la prenda que llevas ahora? ¿Ninguna, varias o cientos de veces?

Compárala con otra prenda y haz números.

He leído que hay estadísticas que dicen que llevamos el 20% de nuestra ropa el 80% del tiempo.

Brutal, ¿cierto?

Mira tu armario y verás que está lleno de ropa que no usas.

Ocupa un espacio innecesario, pero sigue ahí, a la vista… y no haces absolutamente nada.

Pero sigues comprando más ropa a pesar de que ya no tienes sitio.

Consejo: elimina toda esa ropa que ya no usas, dedícale un día al menos. El resultado será que tendrás más espacio y siempre verás ropa que te encanta. Usarás más la ropa que tienes.

przemyslaw-sakrajda-206998

2. Decoraciones

En la casa de mis padres habitan seres alucinantes.

Duendes, hadas, gnomos…

Rara es la vez que no se rompe algo, porque pises donde pises hay algo que está ocupando espacio.

Se lo habré comentado como unas mil y pico veces, pero bueno, ya sabes como son las madres.

La certeza es que muchos objetos que decoran nuestras casas no tienen ningún valor sentimental o especial.

Simplemente elegimos la decoración porque hace juego con algo o está de oferta.

Consejo: observa tu casa y date cuenta de aquello que de verdad te importa. Deja solo las decoraciones significativas, que presentan algún valor o experiencia. Tu vista y atención lo agradecerán.

3. Aparatos electrónicos

Los avances tecnológicos han venido para quedarse, y eso es una buena noticia.

Significa que estamos avanzando, pero también significa mayor comodidad y menos desafíos.

No nos damos cuenta de todas las horas que pasamos a lo largo del día viendo la televisión, el móvil, la tablet…

Nuestras vidas están llenas de aparatos electrónicos, y me atrevo a decir que hay más de esto que personas en el mundo.

Piensa ahora en todo lo que tienes: ¿cuántas televisiones? ¿cuántos móviles? ¿cuántas consolas?

O suma todo esto, suma todo lo que tienes… demasiadas distracciones, ¿no crees?

Consejo: reduce el número de horas que pasas con estos trastos. No hace falta tener lo que otros tienen, lo mismo con un teléfono móvil y un ordenador es suficiente.

3 (+ 1). Varios

Demasiadas cosas en nuestros escritorios, en nuestra cocina, en nuestro salón…

El desorden es una forma de distracción.

Prueba a guardar todo en cajones, despensas, etc.

Ordena tu espacio de la mejor forma posible para que te des cuenta de lo que te hace falta realmente.

Me apuesto una tarta de fresa a que muchas de esas cosas que vayas a guardar no las vas a volver a sacar.

Mi experiencia personal al seguir estas pruebas

He de decir que me siento más libre, con menos necesidades y más ganas de disfrutar de las cosas que me suceden y de las personas que se encuentran a mi alrededor.

Por ejemplo, en el tema de la ropa, antes compraba mucho y me gustaba ir bien guapete a los sitios.

Pero desperté y no quise saber nada más de este acto tan superficial.

Ahora compro ropa que me gusta, no que vaya a gustar a otros.

También cuento las prendas que tengo, para saber si necesito más o menos.

Mi armario no está ni muy lleno ni muy vació, así que perfecto.

En el tema de las decoraciones, reconozco que me gustan mucho las frikadas (figuritas, por ejemplo), pero tengo muy pocas.

No me vuelvo loco comprando cada cosa que creo me puede gustar y quedar bien. Tiene que ser algo verdaderamente interesante.

Sobre la tecnología, tengo un monitor que sirve tanto para usar el ordenador como para ver la televisión.

El ordenador lo tengo principalmente para escribir por aquí y para hacer tareas importantes, mientras que la televisión la veo muy poco o nada.

El uso del móvil lo he reducido muchísimo. Hay gente que se cabrea si no contesto a sus mensajes en el acto, pero no me importa.

¿Por qué esa necesidad de querer contestaciones inmediatas? Me siento obligado y no me gusta, así que he cortado de raíz.

Ahora lo uso más para las notificaciones en redes sociales del blog o para contestar vuestros correos.

Por lo demás, siempre tengo todo bien ordenado.

La verdad es que me dicen mucho que soy un poco obsesivo, y no les quito razón, pero me ayuda muchísimo a estar relajado y centrarme en lo que importa.

Mi escritorio tiene lo esencial, por lo que perfecto.


No me quiero despedir de ti sin antes recordarte que ya puedes adquirir mi nuevo libro , y que ya puedes descargar el eBook gratuito sobre minimalismo sin ningún tipo de registro o suscripción, ¡lo bajas en el acto!

¿Qué pautas sigues para ordenar tu vida? ¿Qué piensas acerca de tener menos para disfrutar más?